lunes, 30 de septiembre de 2013

Ojos azules, de Arturo Pérez-Reverte

Título: Ojos azules
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Fecha de publicación: 2009
Editorial: Seix Barral
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 68

Sinopsis de la contraportada: La noche del 30 de junio de 1520, último día de los conquistadores en Tenochtitlán, es conocida como "la noche triste". Los aztecas saborean su próxima venganza mientras los españoles se aprestan a huir entre la lluvia, dejando atrás la promesa del oro por el que cruzaron el océano. Todos, menos uno. Un soldado de ojos azules que no está dispuesto a soltar un saco lleno del preciado metal. Ni aunque tenga que arrastrarse entre el barro, las vísceras y la sangre de sus compañeros, ni aunque ello suponga su captura. Una historia de violencia, de ambición y mestizaje, que resume la noche más dramática de la conquista de México.

¿Por qué lo he leído?: Este libro es un préstamo por parte de mi suegra quien, como yo, gusta de disfrutar de la prosa del escritor de Cartagena casi siempre que publica un nuevo libro. El otro día, hablando de libros, salió a colación el que nos ocupa y le comenté que yo no lo había leído todavía, así que me lo prestó. Tiene guasa, porque precisamente se lo regalamos mi marido y yo cuando salió.

Los hechos: El 8 de noviembre de 1519, Hernán Cortés y su ejército entraron en la capital del Imperio azteca, México-Tenochtitlán (hoy Ciudad de México). El emperador Moctezuma II los esperaba y los hospedó en el palacio de Axayácatl. Una vez instalados, los españoles sugirieron construir su propia capilla, a lo que Moctezuma II se negó. Finalmente, sin permiso del emperador, Cortés y sus hombres decidieron erigirla en el palacio Axayácatl. Buscando el emplazamiento adecuado, dieron con una pared que había sido tapiada hacía pocos días y la derribaron, hallando en su interior los tesoros que había ido reuniendo el padre de Moctezuma II, Axayácatl. Cortés ordenó volver a levantar la pared.

Encuentro de Hernán Cortés y Moctezuma II
Poco después hubo una escaramuza en Veracruz que enfrentó a españoles y aztecas y que culminó con la muerte de siete soldados españoles, por lo que Cortés decidió tomar a Moctezuma II como prisionero hasta que éste les entregara al cacique Cuauhpopoca, el azteca que había sido a sus ojos causante de la muerte de los españoles. Moctezuma II, encerrado en el palacio de Axayácatl, que los españoles habían convertido en su cuartel, entregó al cacique, que fue asesinado junto a su séquito por los hombres de Cortés, mientras mantenían al emperador atado y lo obligaban a mirar.

Mas tarde, Cortés hubo de ausentarse y dejó al mando a Pedro de Alvarado con una compañía de 80 soldados que debían proteger al prisionero Moctezuma II, ya que mantenerlo con vida les aseguraba la neutralidad de los nativos. El emperador consideraba a los españoles enviados divinos, por lo que pidió a sus vasallos que los trataran con respeto. Sin embargo, Pedro de Alvarado se sintió indefenso, pues en caso de una revuelta azteca, sabía que disponía de pocos hombres para defenderse. Así pues, decidió atacar a los señores mexicas, que se encontraban en un festival religioso que él mismo había autorizado. Este hecho acabó siendo una masacre que se conoce como Matanza del Templo Mayor, en la que participaron también los aliados indígenas, que recrudecieron la matanza dando muerte a miles de mujeres y niños.

Imagen del Códice Durán donde se logra ver la Matanza del Templo Mayor
Poco después, Cortés regresó a Tenochtitlán e intentó calmar los ánimos. Para ello pidió a Moctezuma II que se dirigiera a su pueblo para tranquilizarlo y así lo hizo asomado a un balcón. Pero la población, creyéndolo cómplice de los españoles en la matanza, le empezaron a lanzar piedras y flechas que acabaron con la vida del emperador. Cortés, enseguida comprendió que estaba próxima una rebelión.

Muerto Moctezuma II, los señores y sacerdotes eligieron a Cuitláhuac como nuevo gobernante y caudillo de guerra, quien desplegó gran actividad para alistar tropas y buscar alianzas con pueblos cercanos. Los combates entre españoles y mexicas comenzaron y, una semana después, los españoles y sus aliados se encontraban sitiados y casi sin alimentos en el palacio de Axayácatl, por lo que decidieron huir en la medianoche del 30 de de junio de 1520, amparados por la oscuridad. Al llegar al canal Tolteca Acaloco, fueron vistos por una anciana que había salido a por agua y avisó a los guerreros aztecas. Pronto, Cortés y sus hombres se vieron rodeados por las tropas enemigas y se desarrolló una cruenta batalla nocturna en una estrecha calzada trazada sobre agua.

Antes de huir, los españoles habían sustraído el oro de Moctezuma II y cargaban con él, distribuido en sacos que portaban de forma individual, para regresar ricos a su patria. Pero en su mayoría tuvieron que abandonarlo y dejarlo a voluntad de las aguas, pues el peso del oro macizo y las joyas les impedía luchar y huir. Hombres y caballos se ahogaron, se perdió la artillería, los indígenas aliados de Cortés fueron masacrados y la mitad de la tropa española acabó muerta y heridos todos los demás. Se afirma que en total murieron unas seiscientas personas entre un bando y otro. Y también que se perdió para siempre en las aguas por lo menos el 90% del tesoro de Moctezuma II.

La Noche Triste
El trayecto de los supervivientes españoles continuó hacia Otumba. En el camino masacraron al pueblo de Calacoayan y a su llegada a Otumba se enfrentaron nuevamente a los guerreros mexicas . Finalmente, los conquistadores llegaron al territorio aliado de Tlaxcala. Más de un año después acabaron conquistando la ciudad de México-Tenochtitlán.

Ruta de escape de los españoles hasta Tlaxcala
Opinión: Tras esta puesta en situación, que me ha servido para repasar los hechos que derivaron en la Noche Triste, voy a reseñar el libro, aunque parezca que ya no lo iba a hacer. Creo que es fundamental conocer este hecho histórico para comprender Ojos azules, pues la novela comienza ya con la batalla de la Noche Triste y está contada de forma muy directa, a través de los apresurados pensamientos de uno de los soldados de Cortés, cuando la emboscada azteca está ya comenzada y, de hecho, casi concluida, y él se encuentra a punto de morir.

Es una novela breve y que además se hace corta. Personalmente, siempre me ha gustado mucho la forma de escribir de Pérez-Reverte (aunque confieso que no todos sus libros me han gustado), por eso Ojos azules casi sabe a poco, en mi caso, en el buen sentido. No es esa sensación de saber a poco porque no guste y quede una historia sosa, al contrario: me ha sabido a poco porque me ha gustado mucho y me habría encantado continuar disfrutando de las ágiles palabras de Pérez-Reverte. Tal vez esa brevedad sea la clave, pues se consigue una novela única y peculiar, narrada desde la perspectiva de una persona que soñaba con una vida que nunca pudo tener. Se narran los últimos minutos de angustia y confusión de ese hombre de mirada azul, pero no he conseguido simpatizar con él porque la vida con la que soñaba se iba a levantar sobre cimientos de sangre, muerte, violación y deshonroso saqueo. 

No está bien eso de conquistar porque me sale de las pelotas y quiero más territorios, no está bien someter y asesinar a un pueblo, matar sus costumbres y anular su religión a cambio de otra porque se crea que es la mejor, única y verdadera. No está bien arrasar huertos y casas de gente honrada por llevarse un poco de oro, conseguir a una mujer (o muchas) contra su voluntad, arrancar niños de las ubres maternas y rebanarles el pescuezo a cambio de las palabras "gloria", "victoria" y "riqueza". Nunca me ha gustado el comportamiento que ejercieron en su mayoría los conquistadores españoles y sus ejércitos, ni encuentro justificación alguna a los horrores que desataron. Es un proceso histórico que debería recibir la oportunidad de jugarse en una segunda partida para intentar que no suceda lo mismo. Pero lo más triste es que volvería a suceder, eso que no lo dude nadie.

La historia concreta de este libro, la de ese hombre de ojos azules en particular, tal vez sea la de una persona a quien le pudieron las circunstancias, un soldado que se vio envuelto en los acontecimientos que se desataron a su alrededor. O tal vez no. Pero la cuestión es que la narración lo sitúa en un momento en el que todos los seres humanos somos iguales, independientemente de la profesión, raza, condición social o nacionalidad: la muerte. Esos últimos pensamientos, esa lucha por intentar salir vivo a pesar de saber que no se dispone de demasiadas oportunidades, y lo que al fin y al cabo nos acaba definiendo: los actos. Soltar el oro y vivir, intentar llevárselo a riesgo de morir pero con posibilidades de una vida mejor. Son esos momentos en los que la vida nos deja poco tiempo para actuar y hay que decidir rápido. Pérez-Reverte muestra todos esos dilemas y nunca se podría haber dicho tanto con tan pocas palabras como las que tiene este libro. Me ha gustado porque es directo, ágil y rápido. Es la reflexión de un hombre desesperado justo antes de morir, con el batiburrillo de pensamientos que debe pasar por la cabeza en ese preciso instante. Como eso que dicen de que en el momento de morir toda tu vida pasa ante tus ojos.

Al mismo tiempo, es una novela que narra un hecho histórico muy importante, de forma sutil para que el lector sienta el impulso de investigar, aprender, saber más. Es una novela diferente que ha recibido críticas muy duras por cómo está narrada y por su brevedad (pica mucho a algunos la relación precio/tiempo de lectura), pero a mí me ha gustado. La leí en unos diez minutos porque es cierto que no da para más, pero también lo es que invita a la reflexión y al acercamiento de la Historia. Cuando un libro me gusta, por breve que sea, no me gusta pensar en su precio, sino en lo que me aporta. Y si me aporta un enriquecimiento positivo o unos minutos de entretenimiento, me quedo con eso y con nada más.

En fin, después de esta parrafada milenaria, voy a ir acabando con la reseña, porque al final me va a quedar más larga que el propio libro. Me despido con una de las ilustraciones de Sergio Sandoval que acompañan la lectura, la de Cortés huyendo con las alforjas llenas de ese oro que se perdió junto a tantas vidas.


martes, 24 de septiembre de 2013

La conjura de los necios, de John Kennedy Toole

Título: La conjura de los necios
Título original: A confederacy of dunces
Autor: John Kennedy Toole
Fecha de publicación: 1980
Editorial: Anagrama
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 365

Sinopsis: Ignatius J. Reilly es un ser inadaptado y anacrónico que sueña con que el modo de vida medieval, así como su moral, reinen de nuevo en el mundo. Para ello, y con la intención de ser escuchado en un mundo en el que es, en realidad, un incomprendido, rellena de su puño y letra cientos de cuadernos en los que plasma su visión del mundo. Mientras llena estos cuadernos, los va desperdigando por su habitación, con la esperanza de ordenarlos algún día y así crear su ambiciosa obra maestra. Mientras, la diosa Fortuna, en contra de su voluntad, lo sume en ese mundo capitalista que él mismo tanto odia y se ve obligado a someterse a lo que él considera una forma de esclavitud: el trabajo. Resignado, se compara a sí mismo con Boecio (el cual aceptó sin queja su propia ejecución) y sale a buscar un empleo. Su actividad laboral y vital es el hilo que une y da sentido a toda la obra y lo que permite conocer a otros personajes, igual de estrambóticos que Ignatius.

Opinión: Ya sé que este libro es un clásico de la literatura norteamericana y que la mayoría de la gente lo pone por las nubes, pero creo que esa expectativa me ha hecho mucho daño porque, si soy sincera, acabo La conjura de los necios con un sabor bastante agridulce. 

En el colegio, en aquellas tempranas clases de Lengua y Literatura me enseñaron que una historia se compone de inicio, nudo y desenlace. Bien, pues el inicio de este libro me gustó, me dio la sensación desde la primera palabra de que estaba ante una crítica social brutal, inteligente, irónica y que bien podría guardar mucho de autobiografía. Empecé con humor, disfrutando, sin llegar a la carcajada pero absorbida por su dinámica prosa y sus diálogos rápidos. 

Pero, más tarde, el nudo se me hizo demasiado largo, pesado, aburrido. Llegué a un punto en el que no me interesaban para nada las andanzas de los múltiples personajes, no les veía la gracia. De hecho, y esto que voy a decir es muy fuerte, estuve a punto de abandonar la lectura. Juro que hacia la mitad no me veía capaz de terminar, era algo superior a mí. No sé de dónde diantres saqué las fuerzas, pero hablando de modo coloquial para entendernos, me estaba pareciendo un rollo de libro. 

Pero no entiendo cómo, continué leyendo. El final (las últimas 40-50 páginas) vuelve a recobrar cierta chispa. Lo cierto es que me gusta la forma en que se resuelve la trama y cómo acaban los personajes. Algunos reciben lo que merecen y otros no, pero todos se quedan tan contentos. 

Sin embargo, creo que en mi caso una cosa no acaba de compensar a otra y me ha resultado éste un libro un tanto irregular que bien podría dividir perfectamente en esas tres partes y las sensaciones que me ha dejado cada una de ellas. Está bien escrito, eso no lo voy a discutir, pero hay muchos capítulos a los que no les he encontrado ritmo. Todo esto me confundió, viendo las buenas críticas que tiene La conjura de los necios, pero me di una vuelta por Internet y descubrí que no a todo el mundo le gusta. De hecho, hay bastantes opiniones que se corresponden con la mía en cuanto al aburrimiento y la pérdida de ritmo. No sé cómo quedará que diga esto, pero me sentí mejor. Es cierto, no me gustaba y me estaba sintiendo un poco imbécil, la oveja negra de los lectores. Reconozco que, efectivamente, el retrato de la sociedad es de un realismo mordaz, pero el problema radica en que no he logrado encontrarme en consonancia con la narración.

Los personajes son todos dispares, pero creo que no me ha gustado ninguno en especial. El protagonista, Ignatius, está muy logrado y bien captado; desgraciadamente hay gente así. Pero me ha repugnado muchísimo, que es lo que se busca, vale, pero no me ha resultado agradable, me ha hecho sentir muy incómoda. Repito que esa es la intención, lo entiendo y lo sé, pero es que me ha dado tanto asco su comportamiento que me quedo hasta sin palabras. Es un tío vago, mentiroso, mantenido, hipocondríaco, onanista, medieval, gordo, mal vestido, egoísta, antipático, sucio, vanidoso y hostil. Y yo procuro huir de la hostilidad cuando leo, que por desgracia ya hay bastante en la vida real. Ignatius está genialmente descrito y llevado, sí, pero no me ha generado ninguna simpatía ni piedad.

Por lo demás, es que no he conectado con ningún otro personaje, ninguna de las historias paralelas a la de Ignatius ha conseguido calarme lo más mínimo ni hacerme sentir interés por sus andanzas. Y cuando ni uno solo de los personajes de un libro te gusta, es difícil acabarlo con una sensación positiva, y más cuando los personajes son muchos. Me ha resultado un poco triste que de un elenco de unos quince personajes, no haya podido simpatizar ni un poquito con ninguno.

En resumen, el comienzo es brillante, la prosa es atrevida y el desenlace vibrante (quizá sea el único momento en que he sentido emoción), pero no compensa el resto, los capítulos aburridos que no llevan a ningún sitio especial y que me han dejado la sensación de haber leído un libro con demasiadas páginas, un libro largo que no tenía porqué serlo. Creo que hacía mucho tiempo que no me sentía tan decepcionada con una lectura.

martes, 17 de septiembre de 2013

Llega "Lo que encontré bajo el sofá", la nueva novela de Eloy Moreno (Book-trailer)

Pues sí, Eloy Moreno, que ya cautivó a más de 200.000 lectores con su primer libro, El bolígrafo de gel verde, vuelve el 25 de septiembre con su nueva novela: Lo que encontré bajo el sofá. El book-trailer se ha rodado en Toledo con actores y mucho cuidado en la fotografía y la realización. Personalmente, me ha gustado mucho, de hecho, creo que es el mejor book-trailer que he visto hasta la fecha, y me ha dejado con muchas ganas de leer la novela. Mirad:


Espero poder leerlo pronto y desde aquí le deseo mucha suerte a Eloy, que se la merece. ¿Qué os parece? ¿Os ha gustado el book-trailer? ¿Tenéis ganas de leer Lo que encontré bajo el sofá? ¡Ya falta poco!

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Crepúsculo, de Stephenie Meyer

Título: Crepúsculo
Título original: Twilight
Autora: Stephenie Meyer
Fecha de publicación: 2005
Editorial: Alfaguara
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 512

Sinopsis: Cuando Bella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida. Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Bella, la persona a quién más quiere Edward...

¿Por qué lo he leído?: Bueno, este hecho va a sorprender a mucha gente, porque he repetido en varias ocasiones que he visto alguna de las películas de la saga y que no me gustaron. También empecé a leer el primer libro hace unos años y no pude pasar de la página cinco o seis. He asegurado en el pasado que jamás de los jamases leería nada de Stephenie Meyer porque sus escritos no me parecen Literatura, etc... La cuestión es que a principios de año, cuando salió el reto Meribélgica, vi que uno de los requisitos para completarlo era leer a "un autor que te dé rabia". Mucha gente lo ha hecho con un autor que les cae mal, pero como a mí ningún escritor me cae especialmente mal porque nunca había parado a pensar en ello, decidí dejar lo personal a un lado y leer a alguien que me diera rabia por lo mal que escribe. Y ahí estaba Stephenie Meyer. No me atreví ni a dudarlo. Así pues, he leído Crepúsculo para el reto y, de otro modo, creo que no lo habría hecho. 

Pequeña puntualización: Antes de continuar con la reseña, debo decir que empecé el libro con buena actitud, intentando tomar el asunto con humor. Pero advierto, mi reseña no va a ser favorable y espero que ningún fan de la saga se ofenda. Si yo me lo he tomado con diplomacia, seguro que no soy la única que puede hacerlo ;)

Opinión: La verdad por delante y sin rodeos: este libro es malo, pero malo con avaricia. De hecho, es una mierda grande y gorda. La idea de leer a un autor que no nos gustase era para comprobar si podíamos cambiar de opinión, para dar una oportunidad a nuestros enemigos literatos, pero en mi caso, mis impresiones sobre esta saga van a ser iguales que hasta antes de leer el libro, sólo que ahora sí están del todo justificadas. No tengo nada en contra de la autora, no me cae ni bien ni mal porque principalmente no sé nada de su vida, pero señores y señoras, no sabe escribir. Es una pena porque la idea general no me parece mala, pero está muy, muy mal contada. A ver si me puedo explicar:

Valores: Es un libro orientado para adolescentes y encontramos a una protagonista femenina que para sonsacarle información a su amigo Jacob acerca de los Cullen, flirtea con él, jugando con sus sentimientos y, lo que es más, con su pobre e inocente bragueta. Valor que se trasmite a las vulnerables almas adolescentes: si eres un putón (pero ojo, un putón que llegará virgen al matrimonio no se sabe cómo) conseguirás todo lo que quieras en la vida. Creo que no era necesario ese flirteo; Jacob se lo habría contado igual. Al mismo tiempo, cuando Bella está con Edward es sumisa, boba, se deja llevar, se muestra falta de iniciativa. Vale que el vampiro ejerza cierto poder sobre los humanos, pero el valor que se transmite es: ¡Mujer! ¡Deja que tu hombre tome las riendas de vuestra relación y de tu vida! Qué más te da, si total es taaaan guapo... Otro valor que me viene a la cabeza es: Haz novillos, pásate las clases por el arco del triunfo porque es más importante estar con tu novio en las montañas

Ausencia de acontecimientos: A ver, ¡es que durante la novela no ocurre nada! Todos son miradas, te quiero, no te quiero, aléjate de mí porque soy peligroso, no puedo vivir sin ti y no te dejaré, aléjate de mí porque soy peligroso, no puedo vivir sin ti y no te dejaré... Y los últimos tres o cuatro capítulos es cuando se desata la acción, una acción sin sentido, repentina y que no se resuelve bien. En la película por lo menos te van preparando y te van dejando ver que hay unos "malos" desde casi el principio, pero en el libro todo es repentino, tanto que resulta forzado e incluso fuera de lugar. Como decía, el fallo de Crepúsculo es que es una historia mal contada, sin ritmo, sin nada que te vaya dejando con ganas de más al final del capítulo. No hay sentimiento de "qué interesante, sigo leyendo porque algo va a pasar", porque además, cuando ese algo puede pasar, la autora lo omite. A ver, Stephenie, vas a escribir una saga de vampiros románticos y eliminas las escenas de sexo y de muerte/destrucción. Ni siquiera le concedes al malo malísimo una muerte digna, tan sólo una pérdida de conciencia de Bella (la narradora) y un "ya nos hemos encargado de él" cuando ésta recobra el conocimiento. ¿Es por tus creencias mormonas o por una cuestión de valores para adolescentes? ¿La protagonista puede ser un putón vulnerable pero no me puedes ofrecer un poco de sangre en tu novela de vampiros?

Que sí, que sí, que son todos muy guaaaapos...: Y lo sé porque la autora se esfuerza en recordarlo cada pocos párrafos. Los Cullen son como supermodelos y Edward tiene el torso musculoso y un coche plateado. Vaya, creo que si no me lo hubiese repetido catorce mil millones de veces no me habría dado cuenta. ¡Qué tonta soy! En serio, no creo que sea necesario repetirlo tanto. Lo del coche de Edward es que se repite cada vez que aparece. Y lo de que los Cullen son todos guapísimos, como modelos, como estrellas de cine... Vamos, a mí me lo dices una vez y ya pillo la copla. Una de las perlas que más gracia me hizo fue hacia el final, cuando Bella está en el hospital y despierta tras haber permanecido inconsciente unos días, tiene una pierna y cuatro costillas rotas y su madre va a verla, soltándole la que sigue: "Menos mal que el doctor Cullen estaba cerca para socorrerte, aunque más que médico parece un súper modelo". ¿En serio? ¿En serio le dices tú eso a tu hija que acaba de despertar del coma? ¿Es necesario recalcar una vez más, y después de quinientas páginas, lo guapísimos que son los Cullen y más en una situación así? No es creíble, carece de fundamento.

Deficiencias en el vocabulario: Stephenie Meyer tiene un problema y es que me parece que no ha invitado a su amigo el diccionario a la fiesta crepuscular. No hace uso de sinónimos, empieza algunos párrafos de forma decente, intentando aportar débiles destellos de Literatura y los acaba resolviendo de manera coloquial, con un lenguaje vano, vacío y corriente. Las conversaciones entre los protagonistas son ridículas, no me han parecido nada románticas, sino típicas, muy quemadas, muy de adolescentes de los años noventa. No encuentro diferencia entre los diálogos de Edward Cullen y Bella Swan y los de la pandilla de Salvados por la campana, por ejemplo. Tu novio te dice que lee mentes, le preguntas si es un vampiro y te dice que sí y tú... te comes un plato de raviolis en respuesta. Vale.

Conclusión: Como decía al principio, una pena. Con una mejor estructura narrativa, conversaciones coherentes, personajes más desarrollados (hablo de los malos, por ejemplo), eliminación de paja, un poquito más de acción y de vocabulario, Crepúsculo podría haber sido una novela para todos los públicos muy interesante, porque el argumento no está mal, lo que ocurre es que se pierde entre el sopor y los acontecimientos vacíos que no llevan a ninguna parte. Cuando una situación que se supone que es romántica te arranca una carcajada, no vamos bien. Pese a todo, lo he leído más rápido de lo que esperaba, pero no me ha gustado nada de nada.


domingo, 1 de septiembre de 2013

Star Wars. Darth Vader e hijo, de Jeffrey Brown

Título: Star Wars. Darth Vader e hijo
Título original: Star Wars. Darth Vader & son
Autor: Jeffrey Brown
Fecha de publicación: 2012
Editorial: Planeta de Agostini
Encuadernación: Tapa dura
Páginas: 72

Sinopsis: Cómic humorístico que parte de una situación hipotética: Darth Vader, Lord Oscuro de los Sith, lidera al Imperio Galáctico contra la heroica Alianza Rebelde. Antes de poder ocuparse de los rebeldes, Lord Vader debe ocuparse primero de su hijo de cuatro años, Luke Skywalker.

Opinión: Este cómic me ha enamorado. Lo leí del tirón por lo cortito y porque es cierto que tampoco podía parar, manteniendo durante sus 72 páginas una sonrisa  en la cara y sorprendiéndome con pequeñas carcajadas inesperadas. Me ha parecido una delicia visual, me ha encantado el estilo de dibujo. Las viñetas muestran situaciones típicas padre/hijo pero con el añadido de que no son un padre e hijo normales, sino Darth Vader y Luke Skywalker, así que la lectura es fresca y divertida. El problema es que quien no haya visto las películas de Star Wars puede que no pille alguno de los chistes por ser muy específicos. Sea como sea, os dejo unos ejemplos a continuación:




Y eso es todo o acabaré poniéndolo entero... ¡Es que me ha gustado mucho! Por cierto, de momento el autor tiene dos cómics más de Star Wars, pero todavía no han sido traducidos (Vader's Little Princess y Jedi Academy). Por mi parte, me mantendré muy atenta. De momento os dejo con esta recomendación, porque si os gusta Star Wars este cómic os va a divertir y mucho.


Nube de contenidos

3 puntos (2) Acción (1) Afganistán (2) Aída Berliavsky (1) Alejandra Pizarnik (1) Alemania nazi (1) Alessandro Baricco (1) Alicante (1) Alice Sebold (1) Alienígenas (1) Almudena Grandes (1) Alys Clare (2) Alzheimer (1) Amistad (1) Amnesia (1) Andrés Ruiz Sanz (1) Andrés Vidal (1) Andrzej Sapkowski (1) Anne Rice (2) Anthony Burgess (1) Antoni Gaudí (1) Años 80 (1) Arturo Pérez-Reverte (3) Autoayuda (1) Autobiográfico (4) Autores (1) Aventuras (2) Balance anual (3) Barcelona (1) Baseball (1) BBF (12) Bélico (1) Belinda Starling (1) Biografía (3) Book-trailer (1) BookCam (2) Bram Stoker (1) Brian Selznick (1) C.S. Lewis (8) Cajón de variedades (7) Canción de Hielo y Fuego (10) Canciones (1) Carme Riera (1) Casas encantadas (1) Charlaine Harris (2) Charles Dickens (3) Chick-lit (1) Ciencia (1) Ciencia Ficción (7) Cine (4) Clara Sánchez (1) Clásico (3) Comic (2) Contemporánea (1) Cosas mías (52) Crepúsculo (1) Cristianismo (2) Crítica social (3) Crónicas Vampíricas (2) Cuentos (1) Dan Brown (1) David Dosa (1) Deportes (1) Detectives (2) Distopía (9) Dragonlance (1) Drama (24) Edad Media (4) Edgar Allan Poe (1) El Barco de Vapor (1) El blog (4) El Cuervo (1) El dulce hogar de Chi (1) El Mago de Oz (3) El Señor de los Anillos (1) Eloy Moreno (1) Elphaba (3) Emilio Casado Moreno (2) Entrevista (1) Epistolar (1) Eric Draven (1) Ernest Cline (1) Erzsébet Báthory (1) Espadachines (1) Eva Weaver (1) Fantasía (38) Federico Moccia (1) Feliz Año Nuevo (3) Feliz Navidad (5) Fito (1) Fotos (6) Frikadas (2) Gato Oscar (1) Gatos (4) Geoffrey Willans (1) George Moore (1) George R. R. Martin (2) Geralt de Rivia (1) Google Doodles (1) Gótico (1) Gregory Maguire (3) Guerra Civil Española (1) H.G. Wells (1) Halloween (1) Harry Potter (4) Haruki Murakami (1) Hechos reales (1) Helene Hanff (1) Hergé (1) Historia (1) Historia del Arte (3) Humor (17) Ildikó Von Kürthy (1) IMM (9) Infantil (1) Informática (1) Informe mensual (6) Intriga (3) Irène Némirovsky (2) J.K. Rowling (1) J.R.R. Tolkien (1) James Nava (1) James O'Barr (1) Jane Austen (1) Japón (6) Jean M. Auel (1) Jeffrey Brown (1) Jesús Zamora Bonilla (2) John Kennedy Toole (1) Jorge Zentner (1) José Antonio Fortuny (1) José Saramago (1) Juana de Castilla (1) Juvenil (2) Kate Morton (2) Katherine Neville (1) Ken Follett (1) Kenneth Grahame (1) Khaled Hosseini (2) Konami Kanata (1) Koushun Takami (1) Las aventuras de Tintín (1) Las crónicas de Narnia (8) Lector electrónico (1) Lecturas conjuntas (6) Lecturas digitales (12) Lecturas en papel (64) Lego (2) Leídos en 1999 (1) Leídos en 2005 (12) Leídos en 2006 (21) Leídos en 2007 (1) Leídos en 2009 (1) Leídos en 2010 (1) Leídos en 2011 (33) Leídos en 2012 (15) Lev N. Tolstói (2) Libro Ilustrado (6) Londres victoriano (4) Los 340 libros de Rory Gilmore (1) Madrid (1) Manga (6) Marcapáginas (8) Margaret Weis (1) Mark Haddon (1) Markus Zusak (1) Matemáticas (1) Matilde Asensi (1) Matthew Dicks (1) Matthew Quick (1) Max Brooks (1) Memes (5) Miguel Delibes (1) Miguel Paz Cabanas (1) Mis lecturas infantiles (1) Misterio (8) Mitch Albom (1) Mundodisco (13) Muriel Barbery (1) Música (7) Naoki Urasawa (2) Nigel Molesworth (1) Nikolaj Frobenius (1) Noticias (12) Noticias y variedades (2) Novedades (2) Novela Gráfica (1) Novela histórica (10) Novela negra (7) Orson Scott Card (2) Paco Roca (1) Paul Auster (1) Periodismo (1) Pilar Molina Llorente (1) Piratas (1) Poesía (1) Policiaco (4) Prehistoria (1) Premios (13) Proyectos (1) Psicología (1) Ray Bradbury (1) Recomendación (1) Recordando lecturas (4) Reflexiones (3) Relecturas (3) Reseñas de comics (3) Reseñas de libros (126) Reseñas de manga (4) Reseñas de novela gráfica (2) Resumen del mes (1) Retos literarios (18) Retro (1) Richard Matheson (3) Robert C. O'Brien (1) Robert Holdstock (1) Romántico (7) Ron McLarty (1) Ronald Searle (1) Ruth Ozeki (1) Sabine Kuegler (1) Saga Vampiros Sureños (2) Sagas familiares (1) Sagrada Familia (1) Sally Nicholls (1) Santiago Caruso (1) Segunda Guerra Mundial (3) Sergio Mora (1) Series (4) Sherlock Holmes (4) Shirley Jackson (1) Siglo de Oro (1) Sir Arthur Conan Doyle (3) Sorteos (22) Star Wars (1) Stephen King (5) Stephenie Meyer (1) Suzannah Dunn (1) Suzanne Collins (3) Teatro (1) Tecnología (1) Terramar (3) Terror (7) Terry Pratchett (12) The Crow (1) Thriller (2) Tim Burton (1) Tim Powers (1) Torcuato Luca de Tena (1) Tracy Hickman (1) Truman Capote (3) Ultraviolencia (1) Umberto Eco (1) Ursula K. Le Guin (3) Vampiros (5) Viajes (1) Victor Hugo (3) Videojuegos (1) Videos (3) Wicked (3) William Golding (1) William Goldman (1) William Shakespeare (1) Wishlist Fnac (1) Yasunari Kawabata (1) Yoko Ogawa (1) Zombies (3)