domingo, 30 de diciembre de 2012

Relectura: El hobbit de J.R.R. Tolkien

Título: El hobbit
Título original: The hobbit
Autor: John Ronald Reuel Tolkien (J.R.R. Tolkien) 
Fecha de publicación: 1937
Editorial: Minotauro
Encuadernación: Bolsillo
Páginas: 310


Sinopsis: Todo comienza un apacible día, cuando el hobbit Bilbo Bolsón, habitante de La Comarca, recibe la visita del mago Gandalf y de trece enanos, liderados por Thorin Escudo de Roble. Esta singular compañía necesita un saqueador que les ayude en su empresa: viajar a la Montaña Solitaria y recuperar el tesoro que hace cientos de años les arrebató el dragón Smaug y que todavía custodia. Muy a su pesar, el Sr. Bolsón se ve obligado a acompañarles en esta aventura llena de peligros y extraños personajes.


Opinión: 

En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad. 

Con estas palabras, que conozco casi de memoria, empieza uno de los libros más asombrosos que he tenido la suerte de leer. Con motivo del reciente estreno de la película homónima, he decidido releer El hobbit y aquí está la reseña, que será la última del año 2012, ya que con esta lectura acabo también el año. Creo, si mis cálculos no fallan, que esta es la cuarta vez que lo he leído y la anterior ocasión que lo hice todavía no tenía el blog, así que hace bastante. Sorprendentemente, me acordaba muy bien de todo, algo raro en mi, pero supongo que a fuerza de relecturas (y frikismo)... Mi edición es bastante antigua porque me lo regaló mi madre hace milenios y ha pasado por muchas manos (primos, primas, alguna amiga y por las mías en varias ocasiones), así que está bastante deteriorado. Las páginas están casi negras en el canto de tanto pasarlas, pero es mi librito de El hobbit y le tengo un cariño inmenso. Precisamente ese desgaste es el que le da personalidad y marca su historia.

En fin, ¿qué podría decir sobre él? Si soy sincera, me cuesta mucho reseñarlo porque es uno de mis libros honoríficos. Es el libro que me abrió las puertas a la fantasía más clásica, a las aventuras de enanos y dragones, de elfos y canciones a la luz de una hoguera... Cuando lo leí por primera vez ya tenía a mis espaldas El Señor de los Anillos, que considero el máximo exponente de la fantasía épica y precursor de tantas otras historias, pero El Hobbit es más liviano, más clásico como decía, y fue un gusto leerlo. Venía yo de una historia con muchos personajes, grandes batallas y miles de páginas que me había encantado, no nos engañemos, pero El Hobbit fue un soplo de aire fresco. Y lo mejor de todo es que en cada relectura me sigue trasmitiendo esas sensaciones, cosa que dice mucho de él. Creo que envejece bien este libro, tan bien como el propio señor Bolsón, por quien parecen no pasar los años...

Cada vez que lo leo encuentro una historia de aventuras perfectamente ambientada, con personajes inolvidables y con un aire muy británico, sobre todo en lo que a Bilbo se refiere (algo que Martin Freeman ha captado muy bien para su interpretación en la película). Se lee rápido porque no es demasiado largo y está dividido en diecinueve capítulos relativamente cortos que incluyen cada uno de ellos un episodio de tan peculiar viaje. Llanuras, montañas, bosques cuyo final no alcanza la vista, trolls, arañas gigantes, trasgos, un anillo mágico, un extraño personaje que se llama a sí mismo Gollum... Todo eso y más llena las páginas de El Hobbit, en lo que viene a ser una forma perfecta de abrir boca para El Señor de los Anillos. Yo los leí al revés, como decía, pero lo cierto es que no afecta a la historia. De hecho, creo que me gustó ese orden, porque las referencias que hay en El Hobbit hacia El Señor de los Anillos las acogí con mucha gracia. Por cierto, que estaría bien que algún día cuente cómo llegó a mis manos El Señor de los Anillos, libro que sin duda marcó mi adolescencia. Pero eso, como habréis adivinado, será parte de otro capítulo.

Resumiendo: me encanta El Hobbit. Es un libro que siempre disfruto mucho y que me lleva acompañando durante muchos años ya; seguro que esta no será la última relectura que le dedique. Aventuras ideales para chavales y adultos, el Tolkien más ligero que se pueda leer.

Puntuación: 5/5

PD: Y como decía, esta es la última entrada y la última reseña del año. Nos leemos ya pasada la frontera hacia el 2013 con el balance del año que se acaba, retos y mucho más. ¡Espero que paséis todos un buen término e inicio de año!

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson

Título: Siempre hemos vivido en el castillo
Título original: We have always lived in the castle
Autor: Shirley Jackson 
Fecha de publicación: 1962
Editorial: Minúscula
Encuadernación: Tapa blanda con solapas 
Páginas: 222

Sinopsis de la contraportada: Merrycat Blackwood lleva una vida solitaria en una gran casa apartada del pueblo. Allí pasa las horas recluida con su bella hermana mayor y su anciano tío Julian, que va en silla de ruedas y escribe y reescribe sus memorias. La buena cocina, la jardinería y el gato Jonas concentran la atención de las jóvenes. En el hogar de los Blackwood los días discurrirían apacibles si no fuera porque los otros miembros de la familia murieron envenenados allí mismo, en el comedor, seis años atrás.

Opinión: Si tuviera que definir con una sola palabra este libro, ésta sin duda sería "perturbador". Para dar fe voy a incluir el comienzo, donde creo que esto queda bastante claro:

Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni lo perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto.

Como puede verse, el libro está narrado en primera persona por la susodicha Merrycat, así que el lector se encuentra en todo momento dentro de su cabeza. Y creed lo que os digo, es una cabeza muy particular. Al comienzo me recordaba mucho a Holden Caulfield, protagonista de El guardián entre el centeno, pero él me pareció en definitiva muy pesado. Sin embargo, Merrycat Blackwood me ha encantado y es la fuerza y el espíritu del libro, es un personaje memorable y, probablemente, la próxima vez que me pregunten eso de "¿cuáles son tus personajes favoritos de la literatura?", la voy a incluir.

Merrycat vive en un estado de armonía total gracias a sus manías, sus brujerías y su rutina. Entierra tesoros, cuelga amuletos raros y es feliz, pero en el momento en que su paz se perturba o se ve amenazada es capaz de todo. Merrycat tiene esquizofrenia paranoide y envuelve a su hermana en su mundo. Constance es más mayor que ella, pero vive complacida y sin rechistar bajo las excéntricas normas de Merrycat, en un aislamiento que se convierte en forma de vida.


Las hermanas cultivan lo que comen y es Merrycat la que acude al pueblo dos veces por semana para comprar lo imprescindible. Constance vive acobardada y no se relaciona con nadie, pues todos la acusan del asesinato de su familia, del que quedó impune por falta de pruebas. Pero los pueblos ya se sabe cómo son, ¿no? Las habladurías nunca cesan y Merrycat es capaz de afrontarlas con tal de no romper su vida de paz en la antigua mansión y de que cada uno ocupe su lugar: Constance cocinando, su tío tomando el sol y ella... en la Luna.

Me he visto cautivada por Merricat y por la fuerza que ejerce, y me he sentido identificada en algunos aspectos, como lo de "mi casa es mi templo y ahí me siento segura y parece que fuera de todo mal", su reticencia a los cambios o esa facilidad para saber de qué pie cojean las personas y lo que pretenden, sea bueno o malo. Al igual que a ella, a mi tampoco me gusta ir por la calle y que me miren o que me pregunten cosas, me gusta pasar desapercibida. Ella juega con las palabras y tiene sus favoritas, que le sirven de amuleto, y yo obro de forma parecida, solo que con las palabras que no me gustan. Hay algunas que me traen malos recuerdos o las asocio a momentos nefastos, por lo que procuro no pronunciarlas, no sea que se tiente a la suerte. Puede parecer cosa de locos, pero yo creo que todos tenemos nuestras manías particulares y llevamos a una pequeña Merricat Blackwood dentro, ¿no?

Como decía al comienzo, este libro es perturbador, pero brillante y sin fisuras. En definitiva, creo que es muy recomendable porque es ligero, sorprendente y la historia que cuenta es imposible que deje a nadie indiferente. ¿Os atrevéis a entrar en la cabeza de Merricat Blackwood por unas horas?

Puntuación: 5/5

Shirley Jackson nació en San Francisco en 1916.  Su familia se trasladó siendo ella muy joven a Nueva York, donde acudió a la universidad y se graduó en 1940. Allí conoció a su futuro marido, Stanley Edgar Hyman, que se convirtió en crítico literario y con el que tuvo cuatro hijos. En 1948 apareció su primera novela, The road through the wall, y el cuento La lotería, que se ha convertido en un clásico del siglo XX. Su obra, que también incluye otras novelas como Hangsaman (1951), The bird's nest (1954) o La maldición de Hill House (1959), ha ejercido una gran influencia en Stephen King, Richard Matheson, Jonathan Lethem o Donna Tartt, entre otros escritores. En 1962 publicó su última novela, Siempre hemos vivido en el castillo, que fue considerada por la revista Time como una de las diez mejores novelas del año. Shirley Jackson pasó sus últimos años recluida en su casa y murió en 1965 de un ataque al corazón. Se considera que el tratamiento que recibió durante toda su vida para remediar sus neurosis y enfermedades psicosomáticas, la adicción al alcohol y la obesidad mórbida que padecía al final de su vida, pudieron influir en este desenlace.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Feliz Navidad 2012

Bueno, pues ya está aquí un año más, inminente, a la vuelta de la esquina. Para muchos resultará ser como la visita por unos días de una tía lejana con la que no tienes nada en común, se acopla en tu casa y estás deseando que se vaya. Para otros, tiempo de paz, prosperidad y esperanza. O simplemente de vacaciones. Hay Navidades para todos los gustos, tamaños, edades y colores. Para los altos, para los bajos... como decía el anuncio aquel de Coca-cola. A mi la verdad es que me resulta muy indiferente y cada año que pasa, más. Cosas de la vida. 

Desear feliz Navidad... es curioso. A la gente que quiero le deseo feliz Navidad, feliz 2 de febrero y feliz lo que me dé la gana. Y punto. Y el que me cae mal lo hace el 25 de diciembre y cualquier día del año. No hay más que hablar. 

Pero después de todo, no deja de ser un tiempo de unión en el que te sientes cercano a las personas que te rodean. Además, es curioso el hecho de que en cada casa la Navidad se viva de una u otra manera y cada uno con sus costumbres, pero es Navidad al fin y al cabo en casi todos los rincones del planeta. 

Este año más que nunca los españoles, al menos en su mayoría, tendremos una Navidad complicada, a no ser que venga un gordo y te toque (qué manía tiene este señor con ir palpando a la gente). Pero debemos verlo en el sentido de que hemos sobrevivido un año más y, como somos así de cabezotas, seguro que nos queda cuerda para otro y otro y otro y hasta el infinito y más allá. Somos valientes, somos fuertes y miramos al miedo a la cara, aunque joda que tengamos que hacerlo porque sí, por obligación. Pero ya que he empezado citando un anuncio, voy a casi acabar con otro: ¡PO-DE-MOS!

Así pues, todos con la vista al frente y que no me entere yo de otra cosa.

Y ahora sí, para los altos, para los bajos, para los que leen, para los que se esperan a ver la peli, para los que trabajan, para los que no, para los que luchan, para los que callan, para los que sonríen, para los que no lo hacen, para los que pasan por aquí, para los que ya no pasan (maaaal), para los que me leen y comentan, para los que me leen pero no comentan, para los que comentan sin leerme... en definitiva, para todas las personas que forman parte de mi vida y están en sus casas, cada uno en su lugar en el mundo más allá del teclado y el monitor, para los que conozco de forma virtual y en persona, para todos y con todo mi cariño:


miércoles, 19 de diciembre de 2012

La vida singular de Albert Nobbs de George Moore

Título: La vida singular de Albert Nobbs
Título original: The singular life of Albert Nobbs
Autor: George Moore 
Fecha de publicación: 1918
Editorial: Funambulista
Encuadernación: Tapa blanda con solapas 
Páginas: 142


Sinopsis: Dublín, 1860. Albert Nobbs trabaja como camarero en un hotel. Es un ser solitario, reservado y nunca ha salido con mujeres, parece que solo vive para trabajar. Pero una noche en que el hotel se encuentra completo, debe compartir habitación con un pintor que necesita cobijo por una noche. Albert se muestra muy reticente cuando su jefa le da la noticia, pero no le queda más remedio que acceder. En el transcurso de la noche descubriremos, junto al pintor, el porqué de la resistencia del camarero a dormir con él: en realidad Albert es una mujer. Lejos de denunciarlo, el pintor le guarda el secreto, pero sin duda este encuentro marca un antes y un después en la vida de Albert.

Opinión: Este libro se publicó por primera vez en 1918 y lo cierto es que desconozco la reacción del público, pero imagino que no debió pasar desapercibido. Se trata un tema muy comprometido en esa época, que se consideraba pecado y era hasta delito en, por ejemplo, Reino Unido: la homosexualidad. En La vida singular de Albert Nobbs se habla de los derechos de los homosexuales ante el matrimonio o la adopción, e incluso al final se incluye un postfacio de Gonzalo Gómez Montoro, quien también traduce la obra, que se centra en recalcar ese tema. Pero si queréis que os diga la verdad, no creo que eso sea el eje central de la novela. Se habla de ello, sí, es cierto, pero pienso que hay mucho más y que en realidad esta historia de lo que nos habla es de la soledad en su estado más puro y doloroso. 

Albert Nobbs (nunca se dice su nombre femenino), nació mujer, pero desde muy joven se vio obligada a ocultar su identidad y hacerse pasar por hombre para conseguir un empleo en el que poder ganar un sueldo medianamente razonable. Sabe que, si en algún momento se descubre que es una mujer, no podrá volver a trabajar e incluso podría acabar con sus huesos en la cárcel. Por lo tanto, se esconde dentro de sí misma, se guarda su secreto de forma celosa y ello le ha impedido relacionarse con nadie a lo largo de su vida. Es torpe en la amistad, en el amor... En el libro se habla de los homosexuales, pero Albert no lo es porque su identidad está vacía. Es, como le dice el pintor, un "entremedias". Y eso me parece de una soledad absoluta. Tener que ocultar la propia identidad y renunciar a tantas cosas por ello, vivir una mentira y perder la noción de quién eres realmente, todo para que el día de tu muerte se descubra tu secreto cuando no puedas defenderte ni reclamar tolerancia, privacidad ni comprensión. Es triste, muy triste. 

Y la cuestión es que esas cosas ocurren en la vida real. Mientras leía el libro me venía a la cabeza una y otra vez James Barry, que fue un cirujano eminente que sirvió al ejército británico con total entrega, pero llegada su muerte en 1865, se descubrió que en realidad era una mujer. En esos tiempos, la mujer no tenía derecho a ejercer la medicina, así que se cree que Barry se empezó a pasar por hombre llegado el momento de ingresar en la universidad. Y casos como ese seguro que los hay a montones. ¿Os imagináis lo que debió suponer para esas personas? Vivir con la obsesión de ocultar la sexualidad para no ser descubiertos, para poder trabajar o cumplir un sueño. Renunciar a todo absolutamente: al amor, a la vida. ¿Alguna de esas personas sería enteramente feliz ante esa situación? Es por ello que os decía que la historia de Albert Nobbs es una historia sobre la soledad y la renuncia. Es muy triste.

Me ha gustado mucho esta novela porque se comparte la impotencia y la situación de Albert. Cuando leo, si me gusta lo que tengo entre las manos, me suelo involucrar mucho con los personajes, me resulta fácil ponerme en su lugar y calibrar el panorama, así que leyendo este libro he sentido mucha tristeza y también algo de rabia. Es un relato corto que se puede leer del tirón, así que lo recomiendo porque me ha resultado muy interesante y porque es una lectura fluida. El estilo literario es de esos que no llevan guiones en los diálogos y todo se desarrolla con una narración parrafal, pero no se hace nada enrevesado, ya que los personajes son pocos y la historia es tan cortita que no da tiempo a perderse. Ahora me falta ver la película.

Puntuación: 5/5

George Moore nació en 1852 en el Condado de Mayo (Irlanda) y murió en 1933 en Londres. Novelista, cuentista, poeta, crítico de arte, memorialista y dramaturgo, Moore provenía de una familia católica, aristocrática y terrateniente. Con la intención de ser pintor antes que escritor, estudió arte en París en la década de 1870, donde llevó una vida bohemia y conoció a los principales pintores impresionistas. Autor prolífico, polémico y de gran fama en su tiempo, empezó a escribir bajo la influencia del Naturalismo de Zola y más tarde participó en el movimiento nacionalista del Irish Literary Revival. Tradicionalmente situado al margen del canon literario irlandés, ahora se le considera el primer novelista irlandés moderno. Su influencia sobre James Joyce ha sido reconocida por numerosos críticos de prestigio.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Reto Paul Auster 2013

Para el año que asoma no quiero apuntarme a (casi) ningún reto, en vista de que en 2012 no he superado ninguno (ya haré una entrada recopilatoria con este asunto). Pero en esas estaba yo cuando Meg, de Cazando Estrellas, nos propuso lo siguiente: leer un libro de Paul Auster o ver una de sus películas como director o guionista, o una adaptación cinematográfica de uno de sus libros. Así de sencillo. El plazo para cumplirlo es todo un año, así que no hace falta ni pensárselo. Además, entre todos aquellos que se apunten a esta iniciativa antes del 3 de febrero (cumpleaños de Auster), Meg sorteará un libro del autor. ¡Si es que mejor no lo puede poner esta mujer! Si alguien está interesado en apuntarse u obtener más información, el lugar es este.

Por mi parte, confirmo mi participación en el reto. ¿Por qué participo? Bueno, lo explicaré y me vais a entender. Todo lector tiene un autor o autores que acechan; son esa espinita, ese gran pendiente de leer al que nunca le vemos del todo la ocasión, ¿verdad? En mi caso, uno de esos eternos pendientes es Paul Auster. Llevo queriendo leer algo suyo desde hace... no sé... seis o siete años, pero nunca veo la ocasión, ni siquiera sé el motivo por el cual no me decido. Lo cierto es que he oído de todo acerca de sus libros, bueno o malo sin término medio, y nunca he sabido por dónde empezar. Bien, pues gracias a este reto que nos propone Meg para 2013, creo que ha llegado el momento, ese último empujón. No tengo más excusas para descubrir a este afamado escritor. 

Para empezar, he decidido hacerlo con un libro autobiográfico: Diario de invierno. Ya os contaré a lo largo de 2013 si, tras leerlo, entro en el saco de admiradores o de detractores de Paul Auster.

EDITADO 28/03/2013: Reto superado. Reseña de Diario de invierno aquí.

sábado, 15 de diciembre de 2012

La corbeta Gloria Scott de Arthur Conan Doyle


Título: La corbeta Gloria Scott
Título original: The Gloria Scott
Autor: Arthur Conan Doyle
Fecha de publicación: 1893
Editorial: Cátedra
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
Páginas: 15

Datos cronológicos y de publicación: Ocurre el domingo 12 de julio, el martes 4 de agosto y el martes 22 de septiembre de 1874. Holmes tiene 20 años. Publicado originalmente en The Strand Magazine, en su número de abril de 1893. Formó posteriormente parte del libro Las Memorias de Sherlock Holmes. Es el primer caso conocido de Sherlock Holmes.

Sinopsis: La Gloria Scott era una barca que conducía a un grupo de presos de Australia, y que naufragó debido a una explosión, durante un motín de los convictos a bordo. James Armitage, uno de los malhechores, se salva, y en compañía de otros presos recala en las costas de Nueva Zelanda, donde logra enriquecerse en las minas de oro. Años más tarde, regresa a Inglaterra tras haber cambiado su nombre por el de Trevor, para vivir como un rico y respetable ciudadano. Sherlock Holmes, compañero de su hijo Victor en la universidad, recibe de éste el consejo de convertir en profesión sus habilidades de investigador, que Holmes considera como una entretenida afición, durante una visita que les hace durante las vacaciones. Tiempo más tarde, Holmes debe resolver el enigma de la muerte del padre de su compañero, debido a un ataque de apoplejía sufrido tras recibir un mensaje cifrado y la visita de un antiguo conocido.


Opinión: Este es uno de los relatos de Sherlock Holmes en solitario, un caso que lleva a cabo en su juventud, mucho antes de conocer a Watson. Está narrado por el detective en primera persona, y le relata al doctor los hechos por si le pueden ser de utilidad. No es un caso al uso, no hay un asesino ni una víctima, simplemente un hombre que muere a causa del sobresalto de reencontrarse con su turbio pasado. El papel que ejerce Sherlock simplemente es el de descifrar el mensaje que recibe Trevor, para librar a su hijo de la curiosidad y de la pregunta "¿por qué mi padre ha muerto al leer esto?". Reproduzco dicho mensaje cifrado, para que veáis dónde recae el enigma de este relato:

"La negociación de caza con Londres terminó. El guardabosques Hudson ha recibido lo necesario y ha pagado al contado moscas y todo lo que vuela. Es importante para que podamos salvar con cotos la tan codiciada vida de faisanes". 

Es un mensaje a primera vista sin sentido, pero le causa la muerte a Trevor. El significado se descubre al final, así que no diré más, pero resulta intrigante el hecho de que algo así pueda ser mortal para alguien. Ahí es donde radica la intriga del relato verdaderamente, puesto que el resultado se conoce desde casi el principio. 

No sé si me estoy explicando bien, pero es que el relato está narrado por Holmes, por lo que retrocedemos en el tiempo, y además incluye una carta de Trevor en la que se incluye su misterioso pasado y los hechos del Gloria Scott, para luego volver al momento en el que Holmes relata el caso a Watson y le explica la solución. 

En fin, no es que sea un gran caso ni me haya producido ese sentimiento de "no sé cómo va a acabar esto", ni creo que trascienda en mi memoria como uno de los relatos de Sherlock Holmes con los que más he disfrutado, pero es entretenido y se lee de un tirón. 


lunes, 10 de diciembre de 2012

El invierno del mundo de Ken Follett

Título: El invierno del mundo
Título original: Winter of the world
Autor: Ken Follett 
Fecha de publicación: 2012
Editorial: Plaza y Janés (Random House Mondadori)
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta 
Páginas: 957

Segunda entrega de la trilogía The Century, este volumen se centra en los hechos acaecidos durante aquello tan atroz que fue la Segunda Guerra Mundial. Sigue la tónica del primero en el sentido de contarlo todo a través de distintos personajes con diferentes nacionalidades y posición social, pero este me ha gustado mucho más. Si queréis refrescar la memoria con la reseña que hice del anterior libro, La caída de los gigantes, podéis hacerlo aquí

En esencia, la forma de contar la historia es la misma, desde lo humano, que es lo que me gusta de Ken Follett. Si bien la primera parte me dejó un sabor un tanto agridulce, El invierno del mundo ha conseguido todo lo contrario. La caída de los gigantes me hastió un poco porque para mi gusto se centraba demasiado en capítulos larguísimos que detallaban de una forma exhaustiva todo lo militar y lo político, rompiendo la trama de los personajes, que me estaba pareciendo muy interesante. En definitiva me resultó un libro bastante bélico y a mi me agota leer sobre batallas cuando me echo a la cara una novela. Puede que sea rara o exigente con la novela histórica, pero es que día a día me enfrento a manuales históricos universitarios, y cuando leo una novela de este género, me gusta que se trate desde lo humano, contando los hechos pero desde el punto de vista de la gente de a pie, con vivencias que sazonen lo histórico. No sé si me explico...

La cuestión es que en El invierno del mundo aparecen muy pocas situaciones bélicas y, las que lo hacen, no ocupan capítulos y capítulos y capítulos. Desde mi humilde punto de vista, creo que esa característica ha mejorado el ritmo y la narración, consiguiendo un libro mucho más ameno que el anterior. Al principio me asustaba un poco lo que fuera a encontrarme, pero en seguida me vi absorbida por la trama y he tardado muy poco en acabar la lectura (le echaba tres meses y he tardado uno), y eso se debe a, como decía, el ritmo ágil que desprende. 

También es cierto que el periodo histórico que abarca esta novela me interesa mucho y conozco los detalles a fondo, lo que también ha hecho que sintiera gran interés a la hora de leerlo y me haya dejado con muchas ganas de tener entre mis manos la continuación. Creo que deja el camino muy bien preparado para lo que va a ser la tercera entrega.

Bueno, como hechos históricos, en esta novela tenemos desde el ascenso de Adolf Hitler al poder y la Alemania nazi, hasta la bomba atómica, pasando por el ataque a Pearl Harbor o, incuso, la batalla de Belchite (Zaragoza) durante la Guerra Civil Española. También se muestran las redes de espionaje internacional, el desembarco de Normandía y el régimen de Iósif Stalin en la URSS. Un libro completito, como veis. 

Berlín en 1945, tras la guerra. Imagen tomada de aquí

Los personajes, bueno, continúan apareciendo algunos del primer libro pero, como es lógico, se centra más en los jóvenes, en su mayoría hijos de personajes de La caída de los gigantes. El cambio es agradable, no resulta incómodo ni cuesta acostumbrarse. De hecho me ha encantado ver cómo les iba la vida dos (y tres) décadas después a Ethel, Maud, los hermanos Peshkov... En fin, quedan relegados a un cómodo segundo plano para dar paso a las nuevas generaciones, así como ocurrirá en el siguiente libro. Todo ello forma parte del ciclo de la vida (aunque quede un poco Disney esta frase), y es necesario y natural. Por mi parte, me he adaptado muy bien a los nuevos personajes, aunque no tengo un favorito destacado, como pudo ser Ethel en La caída de los gigantes.

Como punto casi negativo, lo único que se me ocurre es que algunas relaciones románticas parecen un tanto forzadas o precipitadas, pero al ser una novela tan coral entiendo que haya aspectos en los que pueda flojear o que se tengan que narrar más rápido en favor de otros acontecimientos más importantes. Me sabe mal tener que morderme la lengua y no dar razones concretas, pero si fuera así caería en el pozo del spoiler y esa no es en absoluto mi intención.

Para ir finalizando, decir que esta lectura me ha entusiasmado. Me ha gustado muchísimo y animo a leerla desde ya. Entiendo que el número de páginas pueda parecer una traba, pero resulta que estamos ante el Ken Follett más dinámico, aquel narrador de historias que nos cautivó con Los pilares de la tierra

Y por último, mi más sincero agradecimiento a Random House Mondadori por obsequiarme con esta novela, que enviaron de forma puntual y con una presentación exquisita. 

Puntuación: 4,5/5

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Wishlist de Fnac 2013


Como siempre por estas fechas, aquí estoy para probar suerte un año más con la Wishlist de la Fnac. Seguro que ya conocéis de sobra de qué se trata. Hacéis una lista con cosas que os gusten de Fnac.es, sumáis el importe (que debe ser de 2013 o inferior) y mandáis un correo con vuestros datos a wishlist@fnac.es hasta el 31 de diciembre. El premio: 2.013 euros en compras en la tienda. Si queréis conocer las bases completas pinchad aquí. Y sin más dilación, voy con mi lista:




- Pack Norte y Sur (17,09 €)


- Gosford Park (14,24 €)


- Dishonored PS3 (58,43 €)




- Weenicons: Edward (15,19 €)


Total: 2.009,68 €


domingo, 2 de diciembre de 2012

Informe mensual #6 - Noviembre 2012


Cada mes me asombro cuando toca hacer esta sección de lo rápido que pasa el tiempo, pero hoy el impacto es mayor, porque el Informe mensual cumple seis meses. Y parece que fue ayer cuando estaba buscando la foto de Bart y Lisa. En fin, allá voy, aunque el resumen del mes de noviembre va a ser muy breve porque a penas ha habido actualizaciones ni reseñas. La culpa la tiene Ken Follett, y a mucha honra.

RESEÑAS DE LIBROS

- Entra en mi vida, de Clara Sánchez

LEYENDO AHORA

Durante todo el mes de noviembre he estado leyendo El invierno del mundo, de Ken Follett. A fecha de hoy todavía me faltan unas doscientas páginas para acabarlo, por eso este mes no ha habido más reseñas. Confío en acabarlo en pocos días, como mucho una semana más o así, y esa será la próxima reseña. Como adelanto, decir que me está gustando muchísimo, pero muchísimo más que el primer libro de la trilogía.

OTRAS COSAS

- El 8 de noviembre se cumplieron 165 años del nacimiento de Bram Stoker, y le rendí homenaje al ritmo de Google, que colgaron un doodle de los más bonitos que he visto nunca. 
- Os mostré en un IMM todos los libros que me regalaron por mi cumpleaños, y alguno más que cayó. Hacía mucho que no se tocaba esa sección en este blog.
- Reflexionamos un poco sobre que momento del día es el que utilizamos para leer. Nuevamente, una entrada de ese tipo ha recibido muchos comentarios y ha resultado ser muy interesante, así que habrá más cosas de ese tipo en el blog.
- Y os hablé acerca del concurso de reseñas organizado por la web Libros y Literatura. Precisamente participo con la de Entra en mi vida. Y vosotr@s, ¿os animáis? Aprovecho para recordaros que el plazo de inscripción es hasta el 9 de diciembre. ¡Venga, que eso está ahí ya mismo!


A finales del mes de diciembre haré esta sección para resumirlo, pero también publicaré todo un clásico: el balance anual de lecturas, si el mundo no se destruye el día 21. También verá la luz muy pronto la Wishlist de Fnac (otro clásico) y la reseña de El invierno del mundo, como decía. De momento, poco más puedo adelantar porque el resto irá sobre la marcha. Bueno, sí, otra cosa: ya tengo lista la postal de Navidad, a ver si os gusta. Ya sabéis que me gusta ponerle humor al asunto. 

Al final me ha quedado un informe más largo de lo que esperaba. ¡Feliz diciembre!

Nube de contenidos

3 puntos (2) Acción (1) Afganistán (2) Aída Berliavsky (1) Alejandra Pizarnik (1) Alemania nazi (1) Alessandro Baricco (1) Alicante (1) Alice Sebold (1) Alienígenas (1) Almudena Grandes (1) Alys Clare (2) Alzheimer (1) Amistad (1) Amnesia (1) Andrés Ruiz Sanz (1) Andrés Vidal (1) Andrzej Sapkowski (1) Anne Rice (2) Anthony Burgess (1) Antoni Gaudí (1) Años 80 (1) Arturo Pérez-Reverte (3) Autoayuda (1) Autobiográfico (4) Autores (1) Aventuras (2) Balance anual (3) Barcelona (1) Baseball (1) BBF (12) Bélico (1) Belinda Starling (1) Biografía (3) Book-trailer (1) BookCam (2) Bram Stoker (1) Brian Selznick (1) C.S. Lewis (8) Cajón de variedades (7) Canción de Hielo y Fuego (10) Canciones (1) Carme Riera (1) Casas encantadas (1) Charlaine Harris (2) Charles Dickens (3) Chick-lit (1) Ciencia (1) Ciencia Ficción (7) Cine (4) Clara Sánchez (1) Clásico (3) Comic (2) Contemporánea (1) Cosas mías (52) Crepúsculo (1) Cristianismo (2) Crítica social (3) Crónicas Vampíricas (2) Cuentos (1) Dan Brown (1) David Dosa (1) Deportes (1) Detectives (2) Distopía (9) Dragonlance (1) Drama (24) Edad Media (4) Edgar Allan Poe (1) El Barco de Vapor (1) El blog (4) El Cuervo (1) El dulce hogar de Chi (1) El Mago de Oz (3) El Señor de los Anillos (1) Eloy Moreno (1) Elphaba (3) Emilio Casado Moreno (2) Entrevista (1) Epistolar (1) Eric Draven (1) Ernest Cline (1) Erzsébet Báthory (1) Espadachines (1) Eva Weaver (1) Fantasía (38) Federico Moccia (1) Feliz Año Nuevo (3) Feliz Navidad (5) Fito (1) Fotos (6) Frikadas (2) Gato Oscar (1) Gatos (4) Geoffrey Willans (1) George Moore (1) George R. R. Martin (2) Geralt de Rivia (1) Google Doodles (1) Gótico (1) Gregory Maguire (3) Guerra Civil Española (1) H.G. Wells (1) Halloween (1) Harry Potter (4) Haruki Murakami (1) Hechos reales (1) Helene Hanff (1) Hergé (1) Historia (1) Historia del Arte (3) Humor (17) Ildikó Von Kürthy (1) IMM (9) Infantil (1) Informática (1) Informe mensual (6) Intriga (3) Irène Némirovsky (2) J.K. Rowling (1) J.R.R. Tolkien (1) James Nava (1) James O'Barr (1) Jane Austen (1) Japón (6) Jean M. Auel (1) Jeffrey Brown (1) Jesús Zamora Bonilla (2) John Kennedy Toole (1) Jorge Zentner (1) José Antonio Fortuny (1) José Saramago (1) Juana de Castilla (1) Juvenil (2) Kate Morton (2) Katherine Neville (1) Ken Follett (1) Kenneth Grahame (1) Khaled Hosseini (2) Konami Kanata (1) Koushun Takami (1) Las aventuras de Tintín (1) Las crónicas de Narnia (8) Lector electrónico (1) Lecturas conjuntas (6) Lecturas digitales (12) Lecturas en papel (64) Lego (2) Leídos en 1999 (1) Leídos en 2005 (12) Leídos en 2006 (21) Leídos en 2007 (1) Leídos en 2009 (1) Leídos en 2010 (1) Leídos en 2011 (33) Leídos en 2012 (15) Lev N. Tolstói (2) Libro Ilustrado (6) Londres victoriano (4) Los 340 libros de Rory Gilmore (1) Madrid (1) Manga (6) Marcapáginas (8) Margaret Weis (1) Mark Haddon (1) Markus Zusak (1) Matemáticas (1) Matilde Asensi (1) Matthew Dicks (1) Matthew Quick (1) Max Brooks (1) Memes (5) Miguel Delibes (1) Miguel Paz Cabanas (1) Mis lecturas infantiles (1) Misterio (8) Mitch Albom (1) Mundodisco (13) Muriel Barbery (1) Música (7) Naoki Urasawa (2) Nigel Molesworth (1) Nikolaj Frobenius (1) Noticias (12) Noticias y variedades (2) Novedades (2) Novela Gráfica (1) Novela histórica (10) Novela negra (7) Orson Scott Card (2) Paco Roca (1) Paul Auster (1) Periodismo (1) Pilar Molina Llorente (1) Piratas (1) Poesía (1) Policiaco (4) Prehistoria (1) Premios (13) Proyectos (1) Psicología (1) Ray Bradbury (1) Recomendación (1) Recordando lecturas (4) Reflexiones (3) Relecturas (3) Reseñas de comics (3) Reseñas de libros (126) Reseñas de manga (4) Reseñas de novela gráfica (2) Resumen del mes (1) Retos literarios (18) Retro (1) Richard Matheson (3) Robert C. O'Brien (1) Robert Holdstock (1) Romántico (7) Ron McLarty (1) Ronald Searle (1) Ruth Ozeki (1) Sabine Kuegler (1) Saga Vampiros Sureños (2) Sagas familiares (1) Sagrada Familia (1) Sally Nicholls (1) Santiago Caruso (1) Segunda Guerra Mundial (3) Sergio Mora (1) Series (4) Sherlock Holmes (4) Shirley Jackson (1) Siglo de Oro (1) Sir Arthur Conan Doyle (3) Sorteos (22) Star Wars (1) Stephen King (5) Stephenie Meyer (1) Suzannah Dunn (1) Suzanne Collins (3) Teatro (1) Tecnología (1) Terramar (3) Terror (7) Terry Pratchett (12) The Crow (1) Thriller (2) Tim Burton (1) Tim Powers (1) Torcuato Luca de Tena (1) Tracy Hickman (1) Truman Capote (3) Ultraviolencia (1) Umberto Eco (1) Ursula K. Le Guin (3) Vampiros (5) Viajes (1) Victor Hugo (3) Videojuegos (1) Videos (3) Wicked (3) William Golding (1) William Goldman (1) William Shakespeare (1) Wishlist Fnac (1) Yasunari Kawabata (1) Yoko Ogawa (1) Zombies (3)