domingo, 22 de abril de 2012

El juego de Ender de Orson Scott Card

Leído del: 13 al 21 de abril de 2012
Título original: Ender's Game
Año de publicación: 1985
Páginas: 256

Sinopsis: La historia transcurre en un futuro distópico, en un planeta Tierra que ha vencido dos guerras contra una especie alienígena conocida como insectores que, según la opinión del gobierno, prepara un tercer ataque. Los soldados terrícolas se empiezan a forjar desde niños, siempre y cuando pasen las pruebas pertinentes. Por otro lado, para evitar la superpoblación y la miseria, está prohibido que los humanos tengan más de dos hijos, pero con el matrimonio Wiggin es diferente: su hijo (Peter) y su hija (Valentine) no han pasado las pruebas por muy poco y el gobierno, siempre en busca de "el elegido", les autoriza a tener otro hijo, Ender Wiggin. Ender pasa las pruebas y con tan sólo seis años es enviado a la base de la Flota Internacional, en el espacio exterior, para comenzar su adiestramiento. Pero, ¿responderá a las exigencias de los altos cargos? ¿Será en realidad ese soldado extraordinario que todos esperan?

Opinión: La primera vez que oí hablar de este libro fue hace unos siete años y, desde entonces, era uno de esos grandes pendientes que todos tenemos.  Más razón para ello es lo tremendamente bien que lo pone la gente. En serio, no conozco a nadie que haya dicho que no le gustó. Dentro de su género es un clásico muy importante y premiado que ha trascendido en el tiempo. Por algo será, ¿no?

En mi caso, lo empecé por fin con muchas ganas y expectativas, sin conocer en absoluto el argumento, sólo llevada por las buenas críticas, y el inicio me pareció brillante. Posteriormente y, como dije en mi más reciente BBF, el entusiasmo decayó; demasiados juegos de guerra para mi gusto. Pero al final, poco después de pasar el ecuador, me volvió a parecer brillante de nuevo, para concluir de la forma más impecable y épica que se pueda imaginar.

Así es, al poco de empezar me parecía demasiado irregular, me cansaba un poco el entrenamiento de Ender con los juegos de guerra contados al detalle. Sin embargo, en una serie de sentimientos encontrados, no podía parar de leer. En mi fuero interno sabía que El juego de Ender tenía mucho que ofrecer y así fue. La verdad es que se lee rápido y, exceptuando las partes más densas a las que me refería, resulta bastante ligero. Los tres últimos capítulos son la cosa más bella, épica y, a la vez, dura, que he leído en mucho tiempo. 

Sin embargo, creo que aquí me detengo de momento. Este es el primer libro de una saga, pero a la vez es autoconclusivo, así que por lo pronto me quedo con este final. No sé si dentro de un tiempo me picará el gusanillo y leeré el resto, pero a priori tampoco lo considero necesario. Lo que sí que tengo ganas es de ver la película que se está preparando y que se estrenará el año que viene, razón verdadera por la que decidí leer el libro de una vez por todas. Ya sabéis que me gusta antes leer el libro y luego ver la película. La verdad es que durante toda la lectura no he podido imaginar a Ender con otro rostro que no fuera el de Asa Butterfield, el actor que lo interpretará. Os dejo una foto para que os familiaricéis:


Si, es Hugo. Bueno, lo dicho, un libro totalmente recomendable, de lo mejor que he leído dentro de este género tan amplio que es la ciencia-ficción, así que tomad nota tanto de él como de la película.


Imágenes:
- Portada del libro
- Asa Butterfield

viernes, 20 de abril de 2012

BBF #11


Bueno, este viernes ando leyendo un libro que todavía no sé si me gusta o no: El juego de Ender de Orson Scott Card. Lo empecé con mucho entusiasmo pero, al poco tiempo, éste decayó. Lo estoy encontrando un tanto irregular, pero ya llevo más de la mitad y prefiero acabarlo. Más impresiones en la futura reseña, pero de momento os dejo con el comienzo. Cada capítulo del libro se inicia con diálogos que van dando sentido a los entramados de la historia. ¿Qué os parece?

—He mirado con sus ojos, he escuchado con sus oídos, y te digo que es el indicado: o por lo menos, lo más adecuado que vamos a encontrar.
—Eso es lo que se dijo del hermano.
—El hermano resultó imposible. Por otras razones. Independientemente de su capacidad.
—Lo mismo pasó con la hermana. Y hay dudas sobre él. Es demasiado maleable. Demasiado dispuesto a sumergirse en la voluntad de otro.
—No si el otro es su enemigo.
—¿Qué hacemos entonces? ¿Rodearle continuamente de enemigos?
—Si es preciso, sí.
—Creía que habías dicho que te gustaba ese chico.
—Si los insectores le cogen, harán que parezca que soy su tío favorito.
—De acuerdo. Al fin y al cabo, se trata de salvar al mundo. Siga con él.

miércoles, 18 de abril de 2012

Premio Liebster

¡Bieen! Me ha llegado un premio doblemente de parte de dos compañeras blogueras: Marta de Algo que leer y Emma Bovary de Loca por leer. ¡Mil gracias, chicas!


Se trata del Premio Liebster, seguro que lo conocéis. Se otorga a los blogs con menos de doscientos seguidores para darles un impulso y darlos a conocer. En mi caso y a fecha de hoy tengo 120 seguidores, así que cumplo el requisito. A su vez, se lo tengo que otorgar a cinco blogs de mis favoritos (liebster en alemán) que se encuentren en esa condición, para que no pare la cadena. Hay muchos blogs por ahí rondando cuyos contenidos son más que interesantes y tras los que hay personas entregadas que se merecen un reconocimiento, así que vamos allá. Intentaré no repetirme (si es así, perdonadme). Mis blogs premiados son (en riguroso orden alfábetico):

A la deriva de Zamarat (63 seguidores)
Crónicas en ferrocarril de Magrat Ajostiernos (67 seguidores)
La entropía de Vero de Vero (184 seguidores)
Leer sin prisa de Atram (137 seguidores)
Once upon a time de Narayani (90 seguidores)

¡Enhorabuena chicas! Si os apetece continuar con esta iniciativa tenéis que publicar una entrada en vuestros blogs anunciando el premio y enlazándolo al blog que os lo otorgó. A continuación le daréis el premio a otros cinco blogs que tengan menos de doscientos seguidores y los avisaréis para que no se rompa la cadena.

Gute nacht!!!

sábado, 14 de abril de 2012

Desayuno en Tiffany's de Truman Capote

Leído del: 3 al 12 de abril de 2012
Título original: Breakfast at Tiffany's
Formato: Digital
Año de publicación: 1958
Páginas: 78

Ayer en el BBF dije que publicaría la reseña de Desayuno en Tiffany's para la semana que viene, pero ahora he tenido un ratito de tiempo y la he terminado, así que me apetece publicarla ya. Hale, os dejo deberes para el domingo. La verdad es que se me hace un tanto difícil reseñar este libro, no sé por donde empezar. Llevo toda la vida viendo la película, que me encanta, y leer el libro ha sido extraño pero positivo. Extraño porque normalmente estas cosas las hago al revés, primero leo el libro y luego veo la peli. Positivo porque, lógicamente, en el libro se muestra mejor la psicología de los personajes y, también, gracias a la prosa ágil, directa y con gran trasfondo social de Truman Capote. ¿Por qué he cometido el gran error de no leer nada suyo hasta ahora? Su forma de escribir me ha dejado gratamente impresionada y con ganas de más; creo que tuvo razón cuando afirmó que era un genio.

Bueno, pues estamos ante una de las novelas más breves que he tenido el gusto de leer. Está narrada en primera persona por un aspirante a escritor que vive en un apartamento del Upper East Side de Nueva York y nos cuenta una serie de vivencias relacionadas con su singular vecina, Holly Golightly. Esta chica es alocada, extrovertida, alegre y vive con un gato al que no pone nombre porque no lo ve como suyo, sino como un "compañero de piso". Lo que decía, Holly es muy singular. De origen  muy humilde, ha conseguido introducirse en la vida de la alta sociedad a fuerza de utilizar sus encantos para ganarse el favor de adinerados hombres poderosos. Poco a poco, el escritor y ella van tomando confianza y el pasado de Holly se va revelando, así como sus deseos e inquietudes, reflejo todo ello de la sociedad norteamericana de mediados del siglo XX, muy cercana al propio Capote. Hasta aquí puedo contar, el resto hay que descubrirlo por uno mismo.

Todos los días desayuno con mi jarra Pop Art de Holly Golightly

Existen algunas diferencias entre el libro y la película, pero en general la esencia es la misma y puedo decir que es una buena adaptación. ¡Algunos de los diálogos son clavados! Ha sido un poco extraño porque a esta película la tengo como en una especie de altar pero, sí es cierto lo que había oído: el libro se basa más en lo imposible de conseguir, en el deseo de evolucionar y no poder, es más frustrante, mientras que la película es más romántica, acorde a los filmes clásicos de amor de los años sesenta. No diré más pero, por supuesto, recomiendo ambos. Y claro está, como no podía ser de otro modo, durante toda la lectura los personajes en mi mente han tenido el rostro de la gran Audrey Hepburn y de George Peppard, una pareja que será siempre eterna para mí. Difícil sacar de mi retina ciertos fotogramas.

En resumen, un libro ágil, entretenido y muy, muy grande, que se va de cabeza al lugar que ocupan mis libros favoritos. ¡Quiero leer más cosas de Truman Capote!


Imágenes:
- La de la jarra es mía

viernes, 13 de abril de 2012

BBF #10

Acabo de leer un libro muy, pero que muy cortito con tan sólo 78 páginas; lo necesitaba tras las 1.354 de Los miserables. En él se basa una de mis películas favoritas, que es Desayuno con diamantes, pero el libro en realidad se llama Desayuno en Tiffany's. El autor es Truman Capote. Lo acabé anoche, pero como no he empezado nada nuevo todavía, hago el BBF con él. ¡Muy pronto la reseña!

Siempre me siento atraído por los lugares en donde he vivido, por las casas y los barrios. Por ejemplo, hay un edificio de roja piedra arenisca en la zona de las Setenta Este donde, durante los primeros años de la guerra, tuve mi primer apartamento neoyorquino. Era una sola habitación atestada de muebles de trastero, un sofá y unas obesas butacas tapizadas de ese especial y rasposo terciopelo rojo que solemos asociar a los trenes en día caluroso. Tenía las paredes estucadas, de un color tirando a esputo de tabaco mascado. Por todas partes, incluso en el baño, había grabados de ruinas romanas que el tiempo había salpicado de pardas manchas. La única ventana daba a la escalera de incendios. A pesar de estos inconvenientes, me embargaba una tremenda alegría cada vez que notaba en el bolsillo la llave de este apartamento; por muy sombrío que fuese, era, de todos modos, mi casa, mía y de nadie más, y la primera, y tenía allí mis libros, y botes llenos de lápices por afilar, todo cuanto necesitaba, o eso me parecía, para convertirme en el escritor que quería ser.

miércoles, 4 de abril de 2012

Los miserables de Victor Hugo

Leído del: 2 de febrero al 3 de abril de 2012
Título original: Les misérables
Traducción: Aurora Alemany (del francés)
Editorial: Círculo de Lectores
Formato: Tapa dura, dos tomos
Edición: Primera (Enero 2004)
Año de publicación: 1863
ISBN: 84-672-1024-9

Páginas: 1354

No veía el momento de escribir esta reseña, pero ya ha llegado el día: acabé Los miserables y no sabéis como me enorgullece poder decir eso al fin. He invertido en esta lectura casi dos meses y tenía muchísimas ganas de acabarla. El libro me ha gustado, no me malinterpretéis, pero necesito cambiar de género, estilo, ritmo y magnitud ya mismo. Ha sido un poco agotador.

Veamos, conocí esta historia hace mucho tiempo gracias a una miniserie interpretada por Gérard Depardieu (seguro que os suena). Puede que corriera el año 2000 o 2001 y la verdad es que quedé maravillada. Como una cosa lleva a la otra y siempre me han gustado los musicales, acabé descubriendo también el que está basado en este libro. Qué decir. De todos los que conozco es mi favorito e incluso he tenido la fortuna de verlo representado en el teatro, una de las grandes experiencias de mi vida. Compré el libro hace unos seis años y ahí se quedó, esperando su turno. Quizá por conocer la historia de antemano, quizá por tenerla siempre muy presente en forma de canciones, fui postergando la lectura hasta ahora. Bueno, en general me ha gustado, como no podría ser de otro modo, pero soy incapaz de darle la máxima puntuación o de calificarlo de "libro redondo" y explico la razón. Tal vez primero debería contar un poco el argumento, aunque seguro que es de sobra conocido. Me va a quedar una entrada un poco larga, pero mi idea es no publicar nada más hasta pasar Semana Santa, así que espero que eso lo compense


La historia comienza en 1815 en Francia y el hilo conductor es un personaje llamado Jean Valjean, mítico donde los haya. Este hombre, un pobre campesino con un carro de sobrinos a su cargo, se ve obligado a robar un pan para darles de comer, pero es descubierto y condenado a prisión durante cinco años. Sus múltiples intentos de fuga hacen que el período que Jean Valjean cumpla en prisión sea finalmente de diecinueve años. Cuando queda libre no sabe que hacer con su vida ni dónde ir y, además, a partir de ese momento su pasaporte es amarillo, lo que indica que es un ex-presidiario. Con ese panorama es difícil que alguien le pueda dar trabajo, pero en su camino se cruza con el venerable obispo de Digne, monseñor Myriel, quien lo acoge en su modesta vivienda y le ofrece cena y lecho. Pero Jean Valjean continúa desorientado sobre su futuro y, a medianoche, roba unos cubiertos de plata al obispo y se da a la fuga. Un grupo de habitantes de Digne lo descubre y marchan, con Valjean prendido, a casa del obispo para devolverle los objetos sustraídos. El obispo, un hombre benévolo y humilde que gusta de ayudar a los pobres hasta sus límites, dice a la turba que esos cubiertos se los ha regalado él a Jean Valjean y, además, le entrega allí mismo también unos candelabros de plata, insistiendo en que el pobre hombre se los había olvidado. El pueblo se tranquiliza y la multitud se disipa, momento en que el obispo aprovecha para decirle a Jean Valjean que ya que ha mentido por él, ahora su deber es convertirse en un hombre bueno y que debe amar a Dios y al prójimo. Jean Valjean toma estas palabras al pie de la letra y prosigue su camino.

Así, Jean Valjean llega a un pueblo donde rescata a un niño de morir en un incendio y, en agradecimiento, no le piden el pasaporte, así que nadie sabe que es un antiguo forzado y decide quedarse en el pueblo. Poco a poco Jean Valjean, que cambia su nombre por el de Madeleine, empieza a prosperar, ya que comienza un negocio de abalorios realizados con azabache. No sólo es él quien comienza a ganar una gran fortuna (que comparte con los pobres), sino que el pueblo mismo sufre una fuerte revitalización, ya que se generan muchos puestos de trabajo gracias a Madeleine, por lo que al final, y por agradecimiento unánime de la población, acaba siendo nombrado alcalde. 

En esas estamos cuando aparece un personaje decisivo: Fantine, una joven que fue abandonada en la miseria por su novio estando embarazada y desde entonces ha venido pasando bastantes penurias. Tanto es así que tuvo que dejar a Cosette, su hija, al cuidado de unos posaderos de un pueblo cercano. Sobra decir que los posaderos, el matrimonio Thénardier, son una gente infame, rastrera y oportunista que ven en la niña el negocio de su vida. Acceden a cuidarla a cambio de una sustancial cifra de dinero mensual, aparte de todos los pluses que puedan conseguir con engaños. Fantine, pensando que con los Thénardier a su hija no le va a faltar de nada, la deja allí y marcha a buscar trabajo, con la esperanza de regresar un día a por ella cuando tenga dinero suficiente. ¿Por qué no se la lleva desde un principio? Pues porque hablamos de una época en la que ser madre soltera era sinónimo de furcia y ello supondría una traba para encontrar trabajo. Con Cosette al cuidado de los Thénardier, Fantine consigue un puesto en la fábrica de abalorios del señor Madeleine, pero al final se descubre que tiene una niña y el encargado la despide, creyendo que ejerce la prostitución. Por supuesto, Jean Valjean, que ahora es un hombre bondadoso, no está enterado de nada de esto.

Pasa el tiempo y los Thénardier no paran de pedir cada vez más dinero a Fantine, alegando que Cosette se ha puesto enferma o que le hace falta un vestido. Todo mentira, claro. Fantine vende su pelo, sus dientes y su dignidad en las calles, creyendo que con ello salva a Cosette, pero en realidad todo el dinero que manda va a parar a las hijas biológicas de los Thénardier, mientras que Cosette es una esclava harapienta en la posada. Al final, Fantine cae muy enferma y por una casualidad de la vida, Jean Valjean la socorre y la lleva al hospital, donde la pobre muchacha le cuenta toda su historia. Valjean se apiada de ella y le promete una casita, un sueldo vitalicio y a Cosette, pero ya es tarde: Fantine muere. Entonces, Jean Valjean sólo tiene un objetivo en la vida, que es cumplir la última voluntad de esa desgraciada mujer: cuidar de su hija. Dicho esto, va a rescatar a Cosette a la posada Thénardier y la acoge como si fuera suya. 

Al mismo tiempo, Jean Valjean es reconocido por un antiguo policía que coincidió con él en prisión y está convencido de que en realidad lo del obispo fue un robo. Estoy hablando del inspector Javert, uno de los personajes más emblemáticos que nos ha dado la literatura, un hombre que consagra su vida en dar caza a Jean Valjean, quien siempre le da esquinazo. Mientras todo esto ocurre, París se agita en las barricadas de una revolución donde la muerte, la miseria y el cólera están a la orden del día. Y hasta aquí creo que puedo contar sin caer en el spoiler masivo. Me dejo muchos personajes en el tintero, pero no es nada fácil intentar resumir Los miserables para poneros en situación. Es un libro tan largo y tan denso...

No me queda más que ahondar en mis impresiones y explicar la razón por la que no me ha parecido del todo redondo. Bien, mi interés dentro de esta historia se centra en las desventuras de los personajes principales, pero no todo el libro habla de ellas. Victor Hugo se documentó mucho para escribir esta historia y en ella relata también hechos históricos de Francia de un modo demasiado detallado y extenso. También explica minuciosamente la vida en un convento de clausura o la obra y gracia de algún personaje que acaba por no tener relevancia o que ni siquiera vuelve a aparecer. No me da vergüenza decirlo: esas partes me han aburrido soberanamente. Opino que interrumpen por completo el ritmo de la narración y que no son necesarias. No es que no me atraiga esa etapa de la historia de Francia posterior a la Revolución Francesa, de hecho es algo que siempre me ha generado gran interés y que recientemente he tenido que estudiar a fondo con gran gusto y disposición. Lo que ocurre es que no esperaba encontrar todo eso en este libro y lo cierto es que tampoco me apetecía hacerlo. La historia ya la estudio en la universidad y, al leer una novela, busco entretenerme, refrescarme. Me gusta la novela histórica, es cierto, pero la que cuenta las cosas de un modo sencillo y cercano que al menos venga a cuento; no necesito que se me explique, por ejemplo, la batalla de Waterloo con pelos y señales y durante ochenta páginas mientras espero que Jean Valjean ponga su pellejo a salvo. Me corta el rollo.

Por lo demás, es una historia que rebosa emoción y momentos brillantes que me han puesto el corazón en la boca. Es una pena que se vea empañada por todo lo que he dicho en el párrafo anterior. Lo siento, no sé si es porque estoy acostumbrada a la estructura directa del musical, pero esos capítulos ensayísticos que seguro apasionan a muchos, a mi me han dejado derrotada y exhausta. Por ello, aunque es una novela increíble, fiel retrato de toda una época y una sociedad, no puedo decir que sea del todo perfecta. Está claro que sin Los miserables ahora la literatura sería muy diferente; me pregunto qué sería de ella sin Jean Valjean, Javert, Marius, los Thénardier e, incluso, sin el pequeño Gavroche, que conquista con su frescura. Estamos ante uno de esos clásicos imprescindibles, quede constancia de ello, pero también de que, personalmente, lo resumiría un poco. Llamadme sacrílega si queréis, pero prefiero ser sincera antes que aparentar lo que no es. Aún así, recomiendo Los miserables y lo haré siempre porque no son suficientes algunos tediosos capítulos para impedir que me emocione con las palabras de Jean Valjean.


IMÁGENES
- La de los libros es mía.
- Cosette.
- Jean Valjean y Cosette.

lunes, 2 de abril de 2012

Estantería para libros y...sí, gatos

En uno de mis eventuales paseos por Papel en blanco he visto algo que me ha dejado loca, loca, loca y me he dicho "buenooo, esto tiene que ir en mi blog". Tres cosas que me gustan han sido combinadas: decoración, libros y gatos. Es un poco para flipar, mirad:


Y yo que creía que ya lo había visto todo... Bueno, pues parece ser que son módulos de estanterías combinables y con huecos para libros y también para gatos, con esterillas para que estén cómodos. Se venden en Urban Cat Design por, atención, 1.249 €. El precio me parece desorbitado porque eso lo puede hacer cualquiera en su casa, la verdad. 

Pero la cuestión es: ¿qué os parece el invento? Os invito a debatir, pero en mi caso, aunque no deja de ser curioso y tener su gracia, no combinaría mis libros con mi gato de esta manera. Aparte de que tengo la sensación de que mis libros podrían salir mal parados ante esta situación (olores, arañazos...), mi gato es ver un libro y echar a correr, que alguien me explique porqué. Además, mi pobre gato está muy gordo y los cubículos me parecen muy estrechos incluso para un gato que esté en su línea. Así pues, no hay lugar en mi casa para este mueble. Pero vosotr@s, los que tenéis gatos y perros, ¿cómo reaccionan ellos ante vuestras estanterías de libros? ¿Encontráis utilidad a este mueble? ¿Qué pensáis también los que no tenéis mascotas?

Nube de contenidos

3 puntos (2) Acción (1) Afganistán (2) Aída Berliavsky (1) Alejandra Pizarnik (1) Alemania nazi (1) Alessandro Baricco (1) Alicante (1) Alice Sebold (1) Alienígenas (1) Almudena Grandes (1) Alys Clare (2) Alzheimer (1) Amistad (1) Amnesia (1) Andrés Ruiz Sanz (1) Andrés Vidal (1) Andrzej Sapkowski (1) Anne Rice (2) Anthony Burgess (1) Antoni Gaudí (1) Años 80 (1) Arturo Pérez-Reverte (3) Autoayuda (1) Autobiográfico (4) Autores (1) Aventuras (2) Balance anual (3) Barcelona (1) Baseball (1) BBF (12) Bélico (1) Belinda Starling (1) Biografía (3) Book-trailer (1) BookCam (2) Bram Stoker (1) Brian Selznick (1) C.S. Lewis (8) Cajón de variedades (7) Canción de Hielo y Fuego (10) Canciones (1) Carme Riera (1) Casas encantadas (1) Charlaine Harris (2) Charles Dickens (3) Chick-lit (1) Ciencia (1) Ciencia Ficción (7) Cine (4) Clara Sánchez (1) Clásico (3) Comic (2) Contemporánea (1) Cosas mías (52) Crepúsculo (1) Cristianismo (2) Crítica social (3) Crónicas Vampíricas (2) Cuentos (1) Dan Brown (1) David Dosa (1) Deportes (1) Detectives (2) Distopía (9) Dragonlance (1) Drama (24) Edad Media (4) Edgar Allan Poe (1) El Barco de Vapor (1) El blog (4) El Cuervo (1) El dulce hogar de Chi (1) El Mago de Oz (3) El Señor de los Anillos (1) Eloy Moreno (1) Elphaba (3) Emilio Casado Moreno (2) Entrevista (1) Epistolar (1) Eric Draven (1) Ernest Cline (1) Erzsébet Báthory (1) Espadachines (1) Eva Weaver (1) Fantasía (38) Federico Moccia (1) Feliz Año Nuevo (3) Feliz Navidad (5) Fito (1) Fotos (6) Frikadas (2) Gato Oscar (1) Gatos (4) Geoffrey Willans (1) George Moore (1) George R. R. Martin (2) Geralt de Rivia (1) Google Doodles (1) Gótico (1) Gregory Maguire (3) Guerra Civil Española (1) H.G. Wells (1) Halloween (1) Harry Potter (4) Haruki Murakami (1) Hechos reales (1) Helene Hanff (1) Hergé (1) Historia (1) Historia del Arte (3) Humor (17) Ildikó Von Kürthy (1) IMM (9) Infantil (1) Informática (1) Informe mensual (6) Intriga (3) Irène Némirovsky (2) J.K. Rowling (1) J.R.R. Tolkien (1) James Nava (1) James O'Barr (1) Jane Austen (1) Japón (6) Jean M. Auel (1) Jeffrey Brown (1) Jesús Zamora Bonilla (2) John Kennedy Toole (1) Jorge Zentner (1) José Antonio Fortuny (1) José Saramago (1) Juana de Castilla (1) Juvenil (2) Kate Morton (2) Katherine Neville (1) Ken Follett (1) Kenneth Grahame (1) Khaled Hosseini (2) Konami Kanata (1) Koushun Takami (1) Las aventuras de Tintín (1) Las crónicas de Narnia (8) Lector electrónico (1) Lecturas conjuntas (6) Lecturas digitales (12) Lecturas en papel (64) Lego (2) Leídos en 1999 (1) Leídos en 2005 (12) Leídos en 2006 (21) Leídos en 2007 (1) Leídos en 2009 (1) Leídos en 2010 (1) Leídos en 2011 (33) Leídos en 2012 (15) Lev N. Tolstói (2) Libro Ilustrado (6) Londres victoriano (4) Los 340 libros de Rory Gilmore (1) Madrid (1) Manga (6) Marcapáginas (8) Margaret Weis (1) Mark Haddon (1) Markus Zusak (1) Matemáticas (1) Matilde Asensi (1) Matthew Dicks (1) Matthew Quick (1) Max Brooks (1) Memes (5) Miguel Delibes (1) Miguel Paz Cabanas (1) Mis lecturas infantiles (1) Misterio (8) Mitch Albom (1) Mundodisco (13) Muriel Barbery (1) Música (7) Naoki Urasawa (2) Nigel Molesworth (1) Nikolaj Frobenius (1) Noticias (12) Noticias y variedades (2) Novedades (2) Novela Gráfica (1) Novela histórica (10) Novela negra (7) Orson Scott Card (2) Paco Roca (1) Paul Auster (1) Periodismo (1) Pilar Molina Llorente (1) Piratas (1) Poesía (1) Policiaco (4) Prehistoria (1) Premios (13) Proyectos (1) Psicología (1) Ray Bradbury (1) Recomendación (1) Recordando lecturas (4) Reflexiones (3) Relecturas (3) Reseñas de comics (3) Reseñas de libros (126) Reseñas de manga (4) Reseñas de novela gráfica (2) Resumen del mes (1) Retos literarios (18) Retro (1) Richard Matheson (3) Robert C. O'Brien (1) Robert Holdstock (1) Romántico (7) Ron McLarty (1) Ronald Searle (1) Ruth Ozeki (1) Sabine Kuegler (1) Saga Vampiros Sureños (2) Sagas familiares (1) Sagrada Familia (1) Sally Nicholls (1) Santiago Caruso (1) Segunda Guerra Mundial (3) Sergio Mora (1) Series (4) Sherlock Holmes (4) Shirley Jackson (1) Siglo de Oro (1) Sir Arthur Conan Doyle (3) Sorteos (22) Star Wars (1) Stephen King (5) Stephenie Meyer (1) Suzannah Dunn (1) Suzanne Collins (3) Teatro (1) Tecnología (1) Terramar (3) Terror (7) Terry Pratchett (12) The Crow (1) Thriller (2) Tim Burton (1) Tim Powers (1) Torcuato Luca de Tena (1) Tracy Hickman (1) Truman Capote (3) Ultraviolencia (1) Umberto Eco (1) Ursula K. Le Guin (3) Vampiros (5) Viajes (1) Victor Hugo (3) Videojuegos (1) Videos (3) Wicked (3) William Golding (1) William Goldman (1) William Shakespeare (1) Wishlist Fnac (1) Yasunari Kawabata (1) Yoko Ogawa (1) Zombies (3)