martes, 22 de marzo de 2011

El camino de Miguel Delibes

Uno de mis lemas es que cada cosa tiene su momento y su lugar en esta vida y, tras leer El camino, esto me ha quedado más claro que nunca. Cuando tenía unos doce años, mi profesora de literatura nos mandó a toda la clase leer este libro. Los jueves por la tarde hacíamos una lectura conjunta en voz alta, alternando entre unos y otros para leer todos y que ella viera nuestro nivel. En cada sesión leíamos un capítulo y llegamos hasta el tercero, cuando uno de mis compañeros se quedó durmiendo y empezó a roncar con verdadera pasión. La profesora se mostró un tanto decepcionada, pero decidimos abrirnos entre todos: a ninguno nos gustaba este libro, nos parecía muy aburrido y así se lo hicimos saber a Doña Conchi (que era el nombre de la profesora). Ella llamó al director, que subió a la clase y nos preguntó por qué no nos gustaba, si era un clásico, si era imprescindible... Bueno, no había nada que hacer con nosotros, nos negamos en rotundo a leer El camino y, sorprendentemente, profesora y director accedieron a paralizar la lectura y empezar con otro libro. Don Guillermo, que era el director (y también profesor de matemáticas), le comentó por lo bajini a Doña Conchi: "¿Sabes? Creo que aún no es momento de que lean El camino. Son muy pequeños para entenderlo". Lo escuché porque en aquél curso me sentaba delante. Luego, dirijiéndose a la clase, Don Guillermo nos dijo: "Espero que en un futuro encontréis un lugar para este libro". Abandonó la clase con la elegancia que le caracteriza y ahí quedó la cosa.

Pasó el tiempo y siempre he sentido que tenía ahí la espinita, que cuando me hiciera mayor y estuviera preparada leería El camino. Podría entonces gustarme o no, pero saldría de dudas del todo. Bien, pues el momento llegó y justo anoche acabé de leerlo. Resultado: me ha encantado y me dan ganas de ir al colegio y, aunque quizá no se acuerden de la anécdota, decírselo a Doña Conchi y Don Guillermo (que aún es el director y se jubila este curso). Conclusión: definitivamente El camino no es un libro para leer con doce años y la cabeza llena de pájaros. A esa edad se escapan muchas de las cosas que se cuentan en esta historia porque todavía no se han sentido, no se han vivido o no nos hemos dado cuenta de que están a nuestro alrededor.

La acción se sitúa en la España de la posguerra en un pueblecito cuyo nombre no se cita, aunque es sabido que Miguel Delibes se inspiró en Molledo, Valle de Iguña (Cantabria), lugar donde pasaba sus vacaciones de verano cuando era un niño. Los tres protagonistas principales son tres niños de entre diez y trece años: Daniel el Mochuelo, Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso, aunque el hilo conductor es el Mochuelo, pues todo comienza cuando sus padres deciden mandarlo a la ciudad a estudiar contra su voluntad. Se supone que deberá pasar siete años, como mínimo, fuera del pueblo, así que Daniel hace un repaso mental de sus gentes, su clima, su fauna y experiencias que ha vivido allí con sus amigos. A través de sus ojos de observador nato (por algo le llaman el Mochuelo), se nos presentan, con bastante humor, numerosos rumores y anécdotas que han acontecido o están ocurriendo en el pueblecito. También el lector es testigo de ese momento de la vida en que se deja de ser un niño. Al principio es un libro entrañable con anécdotas de chiquillos pero, conforme avanza, se va cargando de reflexiones bastante profundas sobre el amor, la amistad, la muerte y la religión, un tema muy presente este último, sobretodo por la época en que se desarrolla la historia.

Una vista de Molledo en la actualidad, posible pueblo en el que Delibes se inspiró para situar su novela El camino

A mí todo esto me ha llegado mucho. El lugar donde vivo y he crecido es un barrio de Alicante que está tan apartado del centro que podría considerarse un pueblo. De hecho, años ha lo fue y la gente genuina que queda por aquí lo sigue llamando "pueblo". Aquí cada familia tiene también su apodo y todos conocemos a todos. Hay rumores, sucesos, escándalos, anécdotas... Como en cualquier pueblo. Cuando alguien fallece las campañas de la iglesia avisan y enseguida se corre la voz y se da a conocer por quien tañen. Una sale a la calle y pregunta "Qui s'ha mort?" y puede que si te dicen el nombre no sepas quien ha muerto, pero si te dicen el apodo, no fallas. O eso o te dicen donde vivía, de que familia es... Y siempre se lamenta la pérdida porque, aunque solo sea alguien que se ha visto por la calle, lo has visto mucho y sabes que nunca volverá a deslizar sus pasos por las calles del pueblo.

Pero ya sea en la muerte o en la vida, El camino me ha traído muchas cosas a la cabeza. Ahora sí que lo he entendido. Son épocas distintas la del libro y la mía, pero el alma de un pueblo sigue siendo la misma. Y luego está lo de la transición, lo de dejar de ser un niño. ¿Cómo iba a entender este libro cuando tenía doce años, si aún no había dejado de ser una cría? Era imposible que me gustara, ni a mi ni a ninguno de mis compañeros del colegio, porque hace mirar mucho para atrás y solo cuando se es adulto se entienden las ideas que plasmó Miguel Delibes en esta novela. Por eso decía que cada cosa tiene su momento y su lugar en esta vida.

FICHA TÉCNICA

Leído del: 17 al 21 de marzo de 2011
Formato: Digital
Páginas: 203

RETOS

Este libro me sirve para el Desafío Libros de Colores 2011 (azul claro), el Desafío 50 Libros 2011 (y van 11) y El Reto con Química 2011 (Elemento: Ununpentio - Representación: El - Mi uso en el reto: P7).

19 comentarios:

  1. Me ha encantado tu reseña, la verdad. Yo leí este libro el año pasado, es decir, con 14 años, y puedo asegurarte que me aburrió muchísimo. Pero ahora gracias a tu reseña he visto las cosas desde otro punto de vista, y me temo que El Camino estará pendiente de ser leído para cuando cumpla unos añitos más y pueda entenderlo mejor :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que bonita tu reseña. Y lo bien que lo hizo el director, verdad? Si os hubiera obligado no os hubieran entrado ganas de descubrirlo por vuestra cuenta. A mí también me gustó mucho :D
    Y en la uni me pasaba igual con algunos libros, que al ser impuestos los acabé abandonando hasta que me entren ganas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Jolín, pues yo lo leí en 8º de EGB y de la misma manera que lo hacíais vosotros. Lo leíamos en alto entre todas las alumnas (todas éramos chicas, colegio de monjas) y ¡¡me encantó!! y no recuerdo que hubiera ningún problema con esta lectura. Evidentemente había compañeras que odiaban leer, pero vaya, les pasaba con cualquier cosa que les obligaran a leer.
    Yo desde luego aún conservo mi ejemplar, con mi letra de 8º y mi nombre escrito y es de los que recuerdo con más cariño.
    Me alegro que ahora hayas podido apreciar el libro. Nunca es tarde si la dicha es buena

    ResponderEliminar
  4. Hay anécdotas que no se olvidan nunca. Si fueras a ver a Don Guillermo, aunque no se acuerde de aquel lejano día, sólo para explicarle tus sensaciones y hacerle recordar aquel momento (curiosamente los profesores suelen acordarse de un sinfín de cosas, aunque los rostros de los alumnos varíen de un año a otro), le darás una ilusión.
    En cuanto al libro en sí, recuerdo haberlo leído cuando estaba interna, es decir, de los 14 a los 18 años (serían los 16) y me aburrió sobremanera. Quizás sea el momento de reencontrarme con él. De hecho, la mayoría de los libros de Delibes que he leído me han gustado. El Camino fue el primero, pero es posible que no lo entendiera. Los que llegaron después me encantaron. Estamos hablando de un genio de la pluma.

    ¿Sabes que a mí me pasó algo parecido con otro libro que mucha gente cree erróneamente que es para niños? Es una situación parecida, con la diferencia de que entonces era más pequeña (lo recuerdo porque fue en la escuela primaria, después tuvimos que cambiarnos de colegio), aprox. 8 ó 9 años. La profesora, Doña Corti (se llamaba Cortijo, y nunca he conocido después a nadie que se llame así), nos hacía leer en voz alta y nos iba corrigiendo. Es una época en que te esmeras por leer sin trabarte y te concentras tanto en esto que cuando te preguntan qué has leído te quedas en blanco. Creo que a todo el mundo le ocurre cuando está aprendiendo a leer, cuando se inicia en la lectura. De hecho, es el momento en que se decide (y no lo decide uno mismo, al menos en ese momento) si los libros formarán parte de la vida de esa persona o no. Digo esto por experiencia propia. Yo de niña no leía nada, quizás porque nadie me impulsó a hacerlo y porque en la escuela leíamos libros que no despertaban el interés infantil. Eso influye mucho a la hora de que un niño coja un libro. Después uno decide por sí mismo: yo empecé a leer con 14 años, pero en la infancia no leía nada de nada.
    Gracias al inolvidable Principito. Desde entonces, siempre he sabido que El Principito no es un libro para niños. Es imposible hacer comprender a un niño de 8 ó 9 años el mensaje del libro. Me lo leí con veintitantos años, después de haberlo tenido en casa desde siempre. Durante mucho tiempo odié ese libro, hasta que un día definitivamente me lo leí. Y me pareció una joya literaria. Pero para valorarlo como tal tenía que encontrar un lugar (como bien dices) en el tiempo en que podría leerlo.

    Me ha gustado mucho lo que has comentado en esta entrada.

    Un saludo.

    PD. Siento el ladrillo. He comenzado a escribir y no podía parar.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego, no me parece El camino un libro apropiado para un niño de 12 años. Pero es verdad que las lecturas obligatorias que antes ponían en los colegios, pocas veces eran aptas para la edad que teníamos.
    El camino no es una novela para niños. Es una novela que nos vuelve, a los adultos que la leemos, niños otra vez. Y esto es muy diferente. Y descubrimos todo un mundo con los ojos de Daniel el Mochuelo. En mi opinión, ésta es la mejor novela de Delibes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Sabía que te iba a encantar! A mí no me lo mandaron a leer ni en el colegio ni en el instituto, pero sí en el segundo año de la carrera de filología. Por tanto, hace ya casi diez años que lo leí. Y me quedé prendado de sus personajes, de esos locuelos. Curiosamente, no he vuelto a repetir con Delibes.

    Me alegra que lo hayas disfrutado, y que, después de tantos años, hayas encontrado ese momento del que hablaba tu director.

    Por cierto, felicidades por esta entrada, el comienzo anecdótico le ha dado un toque muy especial.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. A mi también me pasó con "No digas que fue un sueño" de Terenci Moix.. es que vamos cogiendo bagaje. Un saludo:)

    ResponderEliminar
  8. Disfruté lo indecible con El Hereje asi que creo que es hora de volver a Delibes y es una buena opción la que ofreces.

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu reseña Carol. La verdad es que a mi también me mandaron leer este libro y soprendetemente es el único de aquellas lecturas obligatorias que me gustó y con el que no me aburrí. Me gustó muchisimo y lo que es más importante me encantó que me gustase.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me vas a permitir que te diga que te ha quedado una entrada soberbia, muy bien escrita y que nace desde dentro. En cuanto al libro en nuestra epoca se leian libros que no eran adecuados para niños de nuestra edad, yo me leí el cancionero gitano, Garcilaso de la Vega, y muchos clasicos y supusieron un suplicio para todas, y digo todas porque iba a un colegio de chicas, no nos pudios negar a leer ninguno y cada tema tenía su libro obligatorio, solo recuerdo haber disfrutado entonces Platero y Yo, y haber odiado con toda mi alma a Camilo Jose Cela, años despues esas novelas no me parecieron lo mismo. Creo que este no lo he leido, pero lo tengo en casa en una edición antigua y eso me huele a que lo he tenido como lectura obligatoria y no lo recuerdo. Quizas despues de tu entusiasta reseña lo retome.

    ResponderEliminar
  11. jo...pues yo no he leído nada de Delibes...y ya va siendo hora, muy muy buena reseña
    besos

    ResponderEliminar
  12. je je pobre profe, ya me imagino su decepción. A mí también me lo mandaron leer en el cole aunque me suena que algo más mayor, me gustó muchísimo y lo he leído luego alguna otra vez, es un libro estupendo, pero es verdad que quizá no para niños tan pequeños y mucho menos con lecturas en voz alta. Aún me acuerdo lo muchísimo que odiaba esas lecturas, nos aburrían a todos, especialmente cuando leía el típico que se trababa y equivocaba todo el rato. Me ha encanta esta entrada con momento personal y anécdota incluída. un besazo

    ResponderEliminar
  13. Skila: Me alegro de que pienses darle otra oportunidad en un futuro. Seguro que lo ves con otros ojos.

    Vero: Bueeeno, Don Gillermo es todo un personaje. Fue uno de mis grandes profesores. Y Doña Conchi también, que aparte de Literatura me enseñaba Historia y, fíjate si me influyó, que estoy enfrascada en esa carrera precisamente. Si nos hubieran obligado a leerlo me lo habrían desgraciado para siempre.

    Bookworm: Pues mira, nosotros no pudimos. Eso si, por lo menos los ejemplares no eran nuestros. Para estas lecturas conjuntas los libros los ponía el colegio (y allí estarán todavía). También nos mandaban leer en casa con libros que cogíamos de la biblioteca de allí. Era una forma de fomentar la lectura sin que el alumno (sus padres) se gastara más dinero.

    K: No te preocupes por tu "ladrillo" porque me ha parecido precioso. Mi chico me está animando también para que vaya a ver a Don Guillermo, pero me da cosa por si no se acuerda y hago el ridículo. Me lo suelo encontrar bastante por la calle y ahora que se va a jubilar seguro que lo veo más, así que si me lo cruzo quizá sí se lo diga. Bueno, vive al lado del colegio y eso está al final de mi calle, así que ya ves si hay posibilidades de encontrarlo.
    A mi con "El Principito" me pasaba igual. De pequeña me daba hasta miedo, creetelo. Pero hace un par de años más o menos lo leí en serio y me encantó. Hice un análisis en profundidad que puedes buscar en la Biblioteca, pinchando en el menú lateral del blog.

    Margari: Pues este es el único libro que recuerdo que no pegaba con la edad. Normalmente nos hacían leer cosas de "El barco de vapor" o editoriales similares. Bueno, espera, en 8º nos mandaron "El Lazarillo de Tormes" y "La Celestina", pero tampoco me gustaron y son otras dos espinitas que quiero releer. Seguro que ahora si que me gustarían, o al menos los entendería mejor. En aquella época estaba muy enjugascada para este tipo de literatura.

    ResponderEliminar
  14. Jesús: Gracias, me alegra mucho que te haya gustado la entrada. Pues si, ya ves, ya me lo advertiste el otro día y así ha sido: me ha encantado. A mí si que me apetece repetir con Delibes en un futuro. He visto algunas películas basadas en novelas suyas, como por ejemplo "Los santos inocentes" y me encantó, así que quiero leer más cosas suyas.

    Marina: No tengo el gusto de haber leído nada de Terenci Moix. Sé que tiene libros buenos, pero no me llama especialmente la atención, no sé porqué. Pobre hombre... Tendré que planteármelo y darle alguna oportunidad.

    Maeglin: No he leído "El hereje", pero lo tengo ya en la lista con alguno más de Delibes. Apúntate "El camino", no te vas a arrepentir.

    M.: Me alegro de que te gustase y que acabaras tan encantada.

    Carmina: Muchas gracias. He intentado plasmar en la entrada todo lo que he sentido al leer este libro y lo que me impulsó a hacerlo. Me alegro de que estés tan contenta con el resultado. A mí, ya digo, libros "serios" me mandaron este, "El Lazarillo de Tormes" y "La Celestina". El resto fueron de El barco de vapor y similares y normalmente me gustaba la experiencia y hacer el trabajo después y esas cosas. Pero de Camilo José Cela no he leído nada en la vida, fíjate. No me lo mandaron nunca en clase y luego, si se trata de elegir una lectura como afición nunca me he planteado nada suyo. Lo cierto es que como persona no me gustaba mucho, parecía un tío borde y quizá eso influya en mi nula motivación para con sus obras. Lo siento, porque es uno de nuestros escritores más admirados, pero para gustos los colores.

    Sonia: Espero que te animes a leer algo suyo. Yo acabo de descubrir a un gran escritor del que tengo muchas ganas de seguir leyendo, así que ya ves. Nunca es tarde.

    Carol: Es que es eso: cuando le tocaba a un compañero/a de estos que les costaba leer.... pufff. Era desesperante. Supongo que eso también me hizo el libro aburrido en esos tiempos. Pero en 5º tuve una profesora con un sistema distinto que sí que me gustaba: nos mandaba a hacer deberes, o un dibujo o una redacción libre y mientras tanto nos llamaba uno por uno a su mesa y le leíamos lo que nos mandaba directamente a ella y los demás no se enteraban. Así cada uno leía a su aire.

    ¡Abrazos a todos y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  15. Me he sentido identificada contigo al leer esta reseña porque a nosotros nos pasó algo parecido con otro libro de Delibes, Los santos inocentes, y con lo que comentas de los pueblos ya que voy a uno de Navarra y pasa exactamente lo mismo.
    Musus.

    ResponderEliminar
  16. Yo lo leí el año pasado y también me encantó.
    Mis alumnos de 1º de ESO lo leyeron el año pasado y, por lo que me comentaban, el principio no les gustó demasiado. Sin embargo, cuando lo terminaron y les pregunté, más de la mitad estaban bastante satisfechos con la lectura. Supongo que el hecho de leerlo en casa, tranquilamente, ayudó mucho.
    Me ha encantado tu reseña. Seguro que si vas a ver tu antiguo director y a tu profesora te lo agradecerán y, quién sabe, puede que también se acuerden de esa anécdota.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Muy emotivo la historia de Doña Conchi Y D. Guillermo, sobre todo cuando el final de esa historia es esta reseña.
    Yo tengo pendiente este libro. Espero no tardar mucho más.
    Más abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Mafaldas: De Los santos inocentes ví la película hace tiempo y me encantó. Pero El camino me ha llegado de forma especial ^^

    Zamarat: Es que el leer uno solo en casa hace mucho. En mi clase tenía algunos compañeros que leían muy mal y lo cierto es que así no se disfrutaba el libro en absoluto. Quizá eso influyó. ¿Tú crees que se acordarían de la anécdota? Hace de eso unos quince o dieciseis años (que se dice pronto, jeje).

    Icíar: Me alegro de que te haya gustado la anécdota. Es algo que siempre he tenido muy presente y, como ves, el final de toda esta historia ha sido positivo, así que estoy contenta. Y el libro te lo recomiendo, por supuesto.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  19. Hola Carol!!

    Me ha encantado tu reseña. Yo también leí el libro cuando estaba en el cole (no recuerdo con cuantos años) pero yo sí lo terminé. Quizás lo vuelva a leer más adelante porque hay muchas cosas que no recuerdo y que seguro que merecen la pena. Eso sin mencionar que seguro que hubo muchas cosas que no entendí en su momento y ahora sí entendería.

    Por cierto no te pienses lo de ir al cole y decirle a la profe y al director lo del libro. Seguro que les encanta oir la historia :-)

    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por leer y comentar en este blog. Se pide respeto en todo momento. Aunque tus opiniones acerca de un libro no coincidan con las publicadas aquí, eso no te va a impedir ser respetuoso, ¿verdad? Recuerda que hay muchas formas de decir una misma cosa. Y gracias por no dejar Spam.

Un saludo.

Nube de contenidos

3 puntos (2) Acción (1) Afganistán (2) Aída Berliavsky (1) Alejandra Pizarnik (1) Alemania nazi (1) Alessandro Baricco (1) Alicante (1) Alice Sebold (1) Alienígenas (1) Almudena Grandes (1) Alys Clare (2) Alzheimer (1) Amistad (1) Amnesia (1) Andrés Ruiz Sanz (1) Andrés Vidal (1) Andrzej Sapkowski (1) Anne Rice (2) Anthony Burgess (1) Antoni Gaudí (1) Años 80 (1) Arturo Pérez-Reverte (3) Autoayuda (1) Autobiográfico (4) Autores (1) Aventuras (2) Balance anual (3) Barcelona (1) Baseball (1) BBF (12) Bélico (1) Belinda Starling (1) Biografía (3) Book-trailer (1) BookCam (2) Bram Stoker (1) Brian Selznick (1) C.S. Lewis (8) Cajón de variedades (7) Canción de Hielo y Fuego (10) Canciones (1) Carme Riera (1) Casas encantadas (1) Charlaine Harris (2) Charles Dickens (3) Chick-lit (1) Ciencia (1) Ciencia Ficción (7) Cine (4) Clara Sánchez (1) Clásico (3) Comic (2) Contemporánea (1) Cosas mías (52) Crepúsculo (1) Cristianismo (2) Crítica social (3) Crónicas Vampíricas (2) Cuentos (1) Dan Brown (1) David Dosa (1) Deportes (1) Detectives (2) Distopía (9) Dragonlance (1) Drama (24) Edad Media (4) Edgar Allan Poe (1) El Barco de Vapor (1) El blog (4) El Cuervo (1) El dulce hogar de Chi (1) El Mago de Oz (3) El Señor de los Anillos (1) Eloy Moreno (1) Elphaba (3) Emilio Casado Moreno (2) Entrevista (1) Epistolar (1) Eric Draven (1) Ernest Cline (1) Erzsébet Báthory (1) Espadachines (1) Eva Weaver (1) Fantasía (38) Federico Moccia (1) Feliz Año Nuevo (3) Feliz Navidad (5) Fito (1) Fotos (6) Frikadas (2) Gato Oscar (1) Gatos (4) Geoffrey Willans (1) George Moore (1) George R. R. Martin (2) Geralt de Rivia (1) Google Doodles (1) Gótico (1) Gregory Maguire (3) Guerra Civil Española (1) H.G. Wells (1) Halloween (1) Harry Potter (4) Haruki Murakami (1) Hechos reales (1) Helene Hanff (1) Hergé (1) Historia (1) Historia del Arte (3) Humor (17) Ildikó Von Kürthy (1) IMM (9) Infantil (1) Informática (1) Informe mensual (6) Intriga (3) Irène Némirovsky (2) J.K. Rowling (1) J.R.R. Tolkien (1) James Nava (1) James O'Barr (1) Jane Austen (1) Japón (6) Jean M. Auel (1) Jeffrey Brown (1) Jesús Zamora Bonilla (2) John Kennedy Toole (1) Jorge Zentner (1) José Antonio Fortuny (1) José Saramago (1) Juana de Castilla (1) Juvenil (2) Kate Morton (2) Katherine Neville (1) Ken Follett (1) Kenneth Grahame (1) Khaled Hosseini (2) Konami Kanata (1) Koushun Takami (1) Las aventuras de Tintín (1) Las crónicas de Narnia (8) Lector electrónico (1) Lecturas conjuntas (6) Lecturas digitales (12) Lecturas en papel (64) Lego (2) Leídos en 1999 (1) Leídos en 2005 (12) Leídos en 2006 (21) Leídos en 2007 (1) Leídos en 2009 (1) Leídos en 2010 (1) Leídos en 2011 (33) Leídos en 2012 (15) Lev N. Tolstói (2) Libro Ilustrado (6) Londres victoriano (4) Los 340 libros de Rory Gilmore (1) Madrid (1) Manga (6) Marcapáginas (8) Margaret Weis (1) Mark Haddon (1) Markus Zusak (1) Matemáticas (1) Matilde Asensi (1) Matthew Dicks (1) Matthew Quick (1) Max Brooks (1) Memes (5) Miguel Delibes (1) Miguel Paz Cabanas (1) Mis lecturas infantiles (1) Misterio (8) Mitch Albom (1) Mundodisco (13) Muriel Barbery (1) Música (7) Naoki Urasawa (2) Nigel Molesworth (1) Nikolaj Frobenius (1) Noticias (12) Noticias y variedades (2) Novedades (2) Novela Gráfica (1) Novela histórica (10) Novela negra (7) Orson Scott Card (2) Paco Roca (1) Paul Auster (1) Periodismo (1) Pilar Molina Llorente (1) Piratas (1) Poesía (1) Policiaco (4) Prehistoria (1) Premios (13) Proyectos (1) Psicología (1) Ray Bradbury (1) Recomendación (1) Recordando lecturas (4) Reflexiones (3) Relecturas (3) Reseñas de comics (3) Reseñas de libros (126) Reseñas de manga (4) Reseñas de novela gráfica (2) Resumen del mes (1) Retos literarios (18) Retro (1) Richard Matheson (3) Robert C. O'Brien (1) Robert Holdstock (1) Romántico (7) Ron McLarty (1) Ronald Searle (1) Ruth Ozeki (1) Sabine Kuegler (1) Saga Vampiros Sureños (2) Sagas familiares (1) Sagrada Familia (1) Sally Nicholls (1) Santiago Caruso (1) Segunda Guerra Mundial (3) Sergio Mora (1) Series (4) Sherlock Holmes (4) Shirley Jackson (1) Siglo de Oro (1) Sir Arthur Conan Doyle (3) Sorteos (22) Star Wars (1) Stephen King (5) Stephenie Meyer (1) Suzannah Dunn (1) Suzanne Collins (3) Teatro (1) Tecnología (1) Terramar (3) Terror (7) Terry Pratchett (12) The Crow (1) Thriller (2) Tim Burton (1) Tim Powers (1) Torcuato Luca de Tena (1) Tracy Hickman (1) Truman Capote (3) Ultraviolencia (1) Umberto Eco (1) Ursula K. Le Guin (3) Vampiros (5) Viajes (1) Victor Hugo (3) Videojuegos (1) Videos (3) Wicked (3) William Golding (1) William Goldman (1) William Shakespeare (1) Wishlist Fnac (1) Yasunari Kawabata (1) Yoko Ogawa (1) Zombies (3)